Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El documental '600 años sin descanso. El Papa Luna' disecciona la figura del primer antipapa español

El documental '600 años sin descanso. El Papa Luna' trata de reivindicar la "figura maltratada durante 600 años" de Benedicto XIII, considerado el "primer antipapa español", según ha explicado el director de la cinta, Germán Roda.
En este sentido, ha recordado que fue nombrado por el Cisma de Aviñón --que dividió a la Iglesia en dos-- a finales del siglo XIV y después fue obligado a renunciar, lo que provocó su retirada al castillo de Peñíscola (Castellón). El documental tiene previsto su estreno los días 1, 2 y 3 de julio en España.
Así lo ha afirmado Roda en declaraciones a Europa Press, que señala que el largometraje pretende "recuperar un personaje español" cuya historia, más que "olvidada", "estaba mal contada" porque todo lo que ha llegado sobre este Papa o "antipapa" es "malo".
"Esa época, de Cisma, de cambio de la Iglesia, fue uno de los periodos más oscuros de la Iglesia", señala Roda. A su juicio, esto provocó que la máxima institución eclesiástica quisiera "tapar su figura". Para el director, Benedicto XIII fue una persona que no se dejó llevar por los designios de la Iglesia y se trataba de un tipo "muy inteligente", "muy bien formado" y "un adelantado a su tiempo", así como una persona austera que se preocupaba por la gente.
"Sólo fue el Reino de Aragón y el Reino de Escocia los que siguieron apoyando al 'Papa Luna", comenta Roda, que dice sorprenderse de que en Escocia lo tengan "tratado casi mejor" que en España. Precisamente, Benedicto XIII fue quien emitió los bulos para la fundación de la Universidad de Saint Andrews.
Preguntado por si su figura tendría un paralelismo con el actual pontífice, Roda afirma rotundamente que "sí". De hecho, el objetivo que tiene la productora con este documental es que llegue hasta el mismo Francisco. "A raíz del documental queríamos enviarle una carta", continúa el director, que concreta que en ella escribirían "un link" que redirigiera al documental para que el máximo representante de la Iglesia pudiera verlo. "Nos interesa lo que pueda pensar la gente, sobre todo los feligreses de ahora de lo que fue el 'Papa Luna", manifiesta Roda.
LOS INICIOS: EL ROBO DE UN CRÁNEO
El documental está concebido como "un thriller", según expone Roda, porque tenía "todos los ingredientes de una buena historia", como intriga, luchas por el poder, la Iglesia Católica, una investigación forense y una investigación policial.
En este sentido, la reivindicación de esta figura histórica comienza a principios de abril de 2000, cuando dos hermanos robaron del palacio de los Condes de Argillo de Sabiñán (Zaragoza) --"una casa abandonada en la que entraban todos los del pueblo", según dice Roda--, un cráneo que llevaba ahí guardado 200 años y que, según una leyenda pertenecía al 'Papa Luna'. Este robo tuvo tal dimensión que medios internacionales como 'The Washington Post', 'The New York Times', 'L'Osservatore Romano' o medios nacionales como 'El País' y 'El Mundo' se hicieron eco de la noticia. Hasta salió en Japón, según relata Roda.
Después, a raíz del robo y posterior petición de rescate por parte de los ladrones --de un millón de pesetas de la época--, las autoridades aragonesas se plantearon investigar sobre la pertenencia del hueso y es entonces cuando se encargó una investigación forense, dando por confirmada la "leyenda", tal y como explica Roda.
"Es la regla que venimos viviendo aquí desde hace mucho", lamenta Roda, ya que a su parecer, "si no llegan a entrar estos dos chicos, no hubiera pasado nada". Tanto Peñíscola, municipio castellonense donde se refugió el Papa, Illueca, localidad zaragozana donde nació el Papa, y Sabiñán, también de Zaragoza, y donde se guardó el cráneo durante 200 años antes de saberse oficialmente su pertenencia-- reclaman la reliquia, según apunta el realizador, que atribuye el interés actual por tener la reliquia al "beneficio". "Como saben que van a tener un beneficio, es cuando hacen todo lo posible", lamenta.
Mientras tanto, el cráneo, ya considerado una reliquia, está guardado "en una caja de cartón" en el Museo Provincial de Zaragoza, tal y como afirma Roda, que reivindica que estos son "los únicos restos de un Papa que están en un Museo".