Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACS busca entrar en Canadá con Urbaser al pujar por un centro de valorización de residuos

ACS, a través de su filial Urbaser, compite por el contrato de construcción y posterior explotación durante treinta años de un centro de generación de energía a partir del tratamiento de residuos urbanos en Peel, la tercera mayor ciudad de Ontario (Canadá).
En caso de lograr este proyecto, el grupo que preside Florentino Pérez entraría en Canadá con su filial de servicios medioambientales y urbanos Urbaser.
En la actualidad, esta sociedad cuenta con ocho instalaciones de este tipo, de las que dos están ubicadas en Francia, otra en Reino Unido y una más en Italia. La filial también tiene actividad en Chile, Emiratos Árabes, Marruecos, Portugal, México y Argentina.
Además, con este contrato ACS reforzaría la destacada presencia y negocio con que cuenta en Norteamérica, un mercado estratégico en su política de expansión internacional. El grupo está ya presente en Canadá con la actividad de concesión de autopistas.
El proyecto actualmente en liza contempla el diseño, construcción, operación y mantenimiento de un centro de optimización energética a partir del tratamiento de residuos sólidos urbanos con capacidad para gestionar 300.000 toneladas de deshechos al año, según informa el organismo local de Peel, promotor de la instalación.
Con este centro, cuya puesta en marcha está prevista para 2020, la localidad de Ontario busca responder con el menor impacto ambiental posible el previsible aumento en la generación de basuras que se prevé en la localidad, y evitar el recurso a los vertederos.
ACS, a través de su filial Urbaser, lidera uno de los cuatro consorcios de empresas a los que la localidad de Peel ha invitado a participar en el concurso público por el que adjudicará la construcción y explotación del centro.
La compañía española se ha aliado con Hitachi para pujar por el proyecto, y competirá con el consorcio integrado por la local SNC-Lavallin y Babcock & Wilcox, y los liderados por Suez Environnement y Covanta Energy Corporation, respectivamente.