Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACS, finalista en dos proyectos en Alaska y Canadá por un total de 2.100 millones

Acciona también competirá por el metro ligero de Ottawa
ACS ha quedado finalista en la puja por dos proyectos de construcción y posterior gestión de infraestructuras en Alaska y Canadá que suman un presupuesto de 2.100 millones de euros, según informaron a Europa Press en fuentes del sector.
El grupo que preside Florentino Pérez es la única empresa española de entre las tres que pujarán por la construcción de un puente en Alaska. En el caso de Canadá, competirá con Acciona y un tercer grupo internacional por el metro ligero de Ottawa.
En caso de lograr estos contratos, ACS daría un paso más en su estrategia de internacionalización y reforzaría el negocio concesional con que ya cuenta en Norteamérica.
Por su parte, si se adjudica el proyecto canadiense, Acciona reforzaría la presencia que ya tiene en este país tanto en concesiones como en energías renovables.
En cuanto a los proyectos, el de Alaska consiste en la construcción y posterior explotación durante treinta años del puente Knik Arm por 800 millones de dólares (unos 575 millones de euros). Esta infraestructura constituirá una segunda vía de acceso a Anchorage, la ciudad más poblada de la zona del Estado que mayor crecimiento está registrando, según el Departamento de Transportes de Alaska.
ACS puja por este contrato en alianza con Hochtief, su participada alemana, y a través de un consorcio en el que también participa Flatiron. Los otros dos consorcios que compiten por el proyecto están liderados por Meridiam y Bouygues, respectivamente.
En Canadá, ACS y Acciona lideran dos de los tres consorcios que han sido invitados a presentar oferta por el proyecto de construcción y posterior explotación durante quince años de la segunda la segunda línea del metro ligero de Ottawa, presupuestado en unos 2.100 millones de dólares estadounidenses (unos 1.510 millones de euros).
El proyecto consiste en la construcción de una línea de 12,5 kilómetros de longitud, junto con sus trece estaciones y el suministro de los trenes. La infraestructura que debe estar lista y en servicio en 2018.
ACS puja por el contrato en consorcio con la canadiense SNC-Lavalin y la francesa Veolia Transportation, mientras que Acciona lo hace junto con la gala Vinci y Bombardier. El tercer grupo de empresas en liza lo lidera la francesa Bouygues.