Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACS reduce al 3,02% su participación en Iberdrola

ACS cuenta con una participación del 3,02% en el capital social de Iberdrola, compañía eléctrica en la que en 2010 llegó a tener un porcentaje superior al 20%, una posición que desde entonces el grupo constructor ha ido reduciendo de forma paulatina.
Los títulos que el grupo presidido por Florentino Pérez tiene actualmente en Iberdrola presentan un valor de mercado de unos 928 millones de euros. Este importe es superior al de 872,25 millones al que ACS los tiene contabilizados (a los 4,635 euros por acción a los que concluyeron 2013 en Bolsa).
ACS tiene no obstante las dos terceras partes de su paquete de Iberdrola (unos 125 millones de acciones, el 66% de las que posee), vinculadas a la emisión de bonos convertibles en acciones de la eléctrica que posee el grupo constructor en octubre de 2013. La emisión, por importe de 721,10 millones de euros, tiene vencimiento a cinco años.
Como consecuencia de esta operación, ACS canceló también el pasado año parcialmente el contrato de 'equity swaps' (derivados) que firmó con Natixis cuando entró en Iberdrola y por el que ostentaba una participación indirecta del 5% en la eléctrica.
En concreto, la cancelación afectó a 113,61 millones de títulos de la compañía que preside Ignacio Sánchez Galán, representativas del 1,8% de su capital, con lo que quedó limitado a 164,35 millones de acciones, representativas del 2,64%.
Además, este contrato de derivados con Natixis, que vencía en marzo de 2015, se ha extendido hasta marzo de 2018, según detalla ACS en su informe anual correspondiente a 2013.
El grupo de construcción y servicios tiene además 'aparcado' alrededor de un 9% de capital de Iberdrola en un contrato de 'prepaid foward' (venta futura) que firmó con Société Générale a mediados de 2012 en el marco de la refinanciación de parte de la deuda asociada a esta participación.
ACS entró en 2007 en el capital de Iberdrola, compañía en la que fue elevando paulatinamente su participación hasta sobrepasar la cota del 20% en 2010, y que sopesó fusionar con la entonces Unión Fenosa, en cuyo capital también estaba presente la constructora.
Posteriormente, tras acudir a los tribunales con el fin de que dirimieran su eventual derecho a entrar en el consejo de la eléctrica, el grupo optó por ir deshaciendo paulatinamente posiciones en esta compañía. En la actualidad, tiene la participación que le resta en la empresa catalogada como activo disponible para la venta.