Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La AIReF avisa de que habrá que esperar al menos al 2033 para que la deuda pública baje del 60%

El presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), José Luis Escrivá, ha advertido de que habrá que esperar al año 2033 para que la deuda pública alcance el objetivo del 60%, establecido para el año 2020 a través de la Ley de Estabilidad Presupuestaria.
Así lo ha señalado Escrivá durante la clausura del XXIII Encuentro de Economía Política, tras explicar que de los 65 puntos de incremento de la deuda desde 2007 hasta 2014, 32 son consecuencia directa de la crisis, 25 se deben a debilidades estructurales de las cuentas públicas y 8 a la dinámica de la propia deuda.
La AIReF ha hecho sus estimaciones a futuro a partir de un escenario base, en el que la economía española evoluciona hasta 2018 según los supuestos del Programa de Estabilidad y con un crecimiento nominal del 3,3% en años sucesivos. De hecho, Escrivá ha asegurado que el reto de bajar la deuda al 60% podría demorarse hasta 2036 o incluso 2041 si el escenario macroeconómico es menos favorable.
Además, ha avisado de que la situación de los subsectores será muy diferente, puesto que las corporaciones locales ya están en línea con el objetivo que marca la ley, mientras que el resto tardará algunos años en alcanzarlo.
Así, la Administración Central y los fondos de la Seguridad Social no llegarán a este punto hasta 2028 y habrá que esperar diez años más para que ocurra lo mismo en las comunidades autónomas. De hecho, dentro de este subsector también hay una elevada heterogeneidad.
Según Escrivá, si se adopta una visión a medio plazo, es previsible que el saldo fiscal se corrija parcialmente en los próximos años por el efecto favorable del ciclo económico, aunque sin nuevas medidas de política fiscal será difícil cerrar el déficit estructural que existe entre gastos e ingresos públicos, de unos 2,5 puntos, según la AIReF.
En este contexto, el presidente del organismo fiscalizador ha considerado "fundamental" que la sostenibilidad de las fianzas públicas sea una de las anclas de la política económica, puesto que aún no está suficientemente asentada y subsiste un problema de credibilidad por su materialización.
SEGUIR AVANZANDO
Para solventar este problema de credibilidad, ha resaltado la importancia de contar con un plan presupuestario a medio plazo "realista y creíble" para cerrar la brecha fiscal estructural. Además, hay que prestar especial dedicación a los sectores con problemas más evidentes, como la Seguridad Social y las comunidades.
Igualmente, hay que seguir avanzando en el reforzamiento del marco de sostenibilidad de las finanzas públicas con el refuerzo del marco normativo, la mejora de la transparencia, la orientación a medio plazo de la política fiscal y la consolidación de la Autoridad Fiscal.