Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Abengoa reduce los consejos de sus filiales para ahorrar costes

Abengoa ha comenzado la reducción o desmantelamiento de los consejos de administración de sus filiales con el fin de ahorrar costes, dentro de la política establecida en el plan de viabilidad de la compañía para esquivar el concurso de acreedores, según indicaron a Europa Press en fuentes conocedoras del proceso.
En concreto, el grupo de ingeniería y energías renovables ha cesado los consejos de sus filiales Abengoa Greenfield, Abengoa Greenbridge y Abengoa Finance, pasando a ser nombrado como administrador único Abengoa SA, según consta en el Boletín Oficial del Registro Mercantil (Borme).
Con esta decisión, Abengoa simplifica la estructura dentro de sus filiales y aplica la estrategia de máxima reducción posible de costes y gastos recogida en su plan de viabilidad.
La participación de Abengoa, directa o indirectamente, se extiende a 887 empresas ubicadas tanto en España, el 53%, como en el extranjero, el 47%, siendo la cuarta empresa española con mayor número de sociedades participadas en su perímetro de consolidación, según datos de Informa D&B.
Según publica hoy el diario 'Expansión', esta reordenación ya ha afectado a algunas filiales como Abengoa Solar, Water o Bioenergía, de los que formaban parte como consejeros Luis Solana, expresidente de Telefónica; Javier Rupérez, exsenador y exembajador; o Javier Salas, expresidente de Iberia.
PLAN FINANCIERO.
Abengoa se reúne esta tarde con la banca para exponerle el plan financiero que, junto al industrial, completa el plan de viabilidad con el que la compañía quiere evitar el concurso de acreedores.
El grupo mantuvo con sus acreedores (bonistas y banca) la pasada semana una primera reunión en la que se esperaba que planteara un plan de viabilidad completo, pero finalmente sólo aportó un plan de negocio o industrial, considerado insuficiente.
Este plan financiero es considerado "imprescindible" para conocer qué deuda del grupo es sostenible y cuál capitalizable. No obstante, los bancos ya han señalado que de entrada no contemplan ningún tipo de quita en la deuda, según indicaron a Europa Press en fuentes financieras.
Para garantizar el futuro de Abengoa, el plan prevé una empresa con un menor tamaño y focalizada en sus actividades de construcción, ingeniería e innovación, sobre las que quiere cimentar su resurgimiento empresarial.
DESINVERSIONES Y LÍNEA DE LIQUIDEZ.
En paralelo a estas negociaciones, el grupo andaluz tiene abiertos otros frentes, como las desinversiones o la negociación de una nueva línea de liquidez para cubrir las necesidades durante el periodo del preconcurso.
En lo que respecto a las desinversiones, la pasada semana cerró la venta a Masdar de su participación en 'Shams-1', la planta termosolar de 100 megavatios (MW) desarrollada por la compañía en Abu Dhabi (Emiratos Árabes Unidos), por 30 millones de euros.
Respecto a la liquidez, se negocia actualmente con los bonistas una línea de unos 165 millones, aunque deberá contar también con el visto bueno de la banca, ya que, además de estar vinculada a unos fuertes intereses, tiene la condición para su desembolso de compartir las garantías que poseen las entidades financieras en Atlantica Yield (antigua Abengoa Yield).
Si finalmente la banca no accede a compartir esas garantías en la 'yield', Abengoa podría ofrecer a los bonistas algunos activos adicionales, como alguna planta de bioenergía, en prenda para cerrar esta nueva inyección.