Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Abertis eleva al Supremo su reclamación de 1.235 millones a Fomento por la autopista AP-7

Abertis ha elevado al Tribunal Supremo el desacuerdo que mantiene con el Ministerio de Fomento desde hace varios años respecto a una compensación por descenso de los tráficos de la autopista AP-7, que a cierre de 2015 acumulaba un importe de 1.235 millones de euros.
El grupo de concesiones interpuso este recurso contencioso-administrativo el 30 de septiembre de 2015, según revela en su informe anual remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
Este recurso al Alto Tribunal se suma así al que Abertis ya había presentado en junio del pasado año en relación a la reclamación que también realiza a Fomento por el desequilibrio económico que presenta Aumar, filial que explota otro tramo de la AP-7 y la AP-4 Sevilla-Cádiz.
En cuanto al contencioso de la AP-7, tiene su origen en el acuerdo que Abertis alcanzó con el Ministerio de Fomento en 2006, ratificado por Real Decreto, por el que la compañía se comprometía a realizar ampliaciones y mejoras en la vía y a aplicar descuentos en los peajes, a cambio de que el Estado asumiera el riesgo del tráfico de la autopista si el volumen de usuarios no alcanzaba ciertos niveles.
En el ejercico 2012, la delegación del Gobierno en las sociedades concesionarias de autopistas comenzó a plantear dudas respecto a realizar compensaciones a Abertis por la disminución de los tráficos de la vía.
Ante las reticencias de este organismo a este punto del convenio, el grupo interpuso en junio de 2015 un recurso contencioso administrativo ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, actualmente pendiente de resolución.
En paralelo, en esas mismas fechas y a través de la delegación del Gobierno en las sociedades concesionarias de autopistas, Abertis remitió un escrito al Consejo de Ministros para pedir que "ejerciera su potestad de interpretación del contrato de concesión de la AP en lo relativo a la claúsula de compensión del tráfico".
SILENCIO DEL CONSEJO DE MINISTROS.
No obstante, ante la "desestimación de esta solicitud por silencio administrativo" por parte del Consejo de Ministros, el grupo que dirige Francisco Reynés resolvió en septiembre elevar el contencioso al Tribunal Supremo.
En su informe anual de 2015, Abertis defiende la "solidez de los argumentos jurídicos que siempre han sustentado la validez del saldo de compensación" que reclama a Fomento.
Además, asegura que "procurará llegar a una solución con la Administración que proteja sus intereses y los de sus accionistas" pero que, "en caso de que no fuera posible, lo reclamará como proceda ante los Tribunales de Justicia". El grupo ha realizado ya las correspondientes provisiones en sus cuentas por este contencioso.
Respecto a Aumar, el contencioso surge en 2011, cuando Abertis pide a Fomento el reequilibrio económico-financiero de esta concesionaria, ante el impacto que asegura produjo en el tráfico y los ingresos de la autopista generó "la construcción de vías paralelas".
Tras recibir en noviembre de 2014 la respuesta de Fomento desestimando su solicitud, Abertis interpuso en julio de 2015 un recurso ante el Tribunal Supremo al considera que "le asiste sólidos argumentos jurídicos en defensa de sus derechos e intereses y los de sus accionistas".