Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Adicae lamenta que el expresidente de CCM no vaya a la cárcel y su sentencia "perdone" el fraude en las cajas

La asociación Adicae, que pedía cinco años de cárcel para el expresidente de Caja Castilla-La Mancha (CCM) Juan Pedro Hernández Moltó y su exdirector general Ildefonso Ortega, ha calificado como un "juicio-farsa" este caso porque la sentencia les permite librarse de la cárcel y confirma la "impunidad" de la que se benefician los responsables de la quiebra de las cajas de ahorros.
La asociación ha lamentado que la Audiencia Nacional condene solo a dos años de prisión a los acusados y le imponga el pago de una "irrisoria" multa de 29.970 euros pese a considerar probado que falsearon las cuentas de la entidad. A su juicio, el fallo "perdona e incentiva el fraude".
"La sentencia, no solo valida la desastrosa gestión de los acusados, sino que da carpetazo al fraude, siendo un claro incentivo a que se repita", señala, para instar a abrir una "causa general" sobre la quiebra de las cajas de ahorros, que ha provocado rescates "multimillonarios" y el fin de las obras sociales que tenían encomendadas.
Adicae, personada como acusación popular, había solicitado cinco años de prisión para Moltó y Sánchez Ortega por los delitos de falsedad contable y de administración desleal.
Caja Castilla-La Mancha fue la primera caja de ahorros española en ser intervenida y nacionalizada, en marzo de 2009, después de que se aprobara un rescate que alcanzó los 9.000 millones de euros. El Banco de España cuantificó en 253,8 millones de euros las operaciones y los perjuicios económicos que los gestores causaron en la entidad.