Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Adif invertirá 13,1 millones en el nuevo Centro Logístico Intermodal de Aranjuez

Adif invertirá 13,1 millones de euros en el nuevo Centro Logístico Intermodal de Aranjuez, el primero de estas características en el sur de la Comunidad de Madrid, en el marco de un proyecto que se desarrollará mediante la fórmula de colaboración público-privada.
La empresa ferroviaria ha seleccionado a las sociedades Cointer, Grupo Azvi, Lamaignere y Acotral como socios para el diseño, la construcción y la explotación de esta instalación ferroviaria intermodal.
Esta agrupación empresarial será la responsable, junto a Adif, de constituir la sociedad anónima encargada del diseño y construcción del nuevo Centro Logístico y su posterior explotación durante un periodo de 25 años a partir de su puesta en marcha, prevista para el año 2013.
El proceso de diseño, construcción y explotación de este nuevo Centro Logístico se concretará mediante una sociedad anónima, que contará con una participación del 47 por ciento por parte de Adif, y un capital social inicial de 4,5 millones de euros.
Así, al capital inicial previsto de 13,1 millones de euros se añadirán en una segunda fase de actuaciones otros 8,5 millones, destinados a la duplicación de la zona de carga y descarga y la urbanización de la zona de actividad logística.
CARACTERÍSTICAS DEL CENTRO
El nuevo centro logístico se desarrollará sobre unos terrenos propiedad de la entidad pública empresarial que se cederán a la nueva sociedad en régimen de arrendamiento.
Por este motivo, la sociedad abonará a Adif una renta con un componente fijo y dos variables, ligados a la actividad desarrollada en las zonas de actividad intermodal y logística, con el fin de "facilitar y flexibilizar" la actividad del nuevo centro.
El centro dispondrá de una superficie de 34 hectáreas de las que trece se destinarán a la zona de actividades logísticas, 8,5 a la zona intermodal y 12,5 al resto de instalaciones técnicas.
En el aspecto operativo, el nuevo Centro estará preparado para la recepción y expedición de trenes de 750 metros de longitud y su tratamiento en la zona de carga y descarga sin necesidad de fraccionarlos, con una capacidad de manipulación de 115.000 Unidades de Transporte Intermodal (UTI) anuales y espacio de almacenaje inicial de 1.920 Unidades Equivalentes de Veinte Pies (TEU).
"De esta forma, los actuales trenes de 750 metros que ya operan en el Corredor Valencia-Madrid se beneficiarán de las nuevas prestaciones del Centro", ha explicado Adif.
Además, la planta de Aranjuez permitirá "aprovechar y optimizar los corredores ferroviarios de mercancías existentes, mejorar las conexiones con puertos, centros de fabricación y distribución, especialmente los del Corredor Mediterráneo, donde se desarrollan actuaciones para la creación de un importante eje de altas prestaciones para el transporte de mercancías por ferrocarril; y mejorar la distribución de mercancías en el sur de la Comunidad de Madrid", ha añadido el gestor ferroviario.
Y es que la ubicación del centro en Aranjuez permitirá que tenga un "importante ámbito de influencia socioeconómico, conexión directa con infraestructuras viarias como la A-4 y R-4, así como un nodo ferroviario clave, sin tráfico de cercanías, para los corredores de mercancías especializados, principalmente los procedentes de Andalucía, Levante y Portugal".
COLABORACIÓN PÚBLICO-PRIVADA
La elección de la fórmula de colaboración público-privada para este proyecto responde a las posibilidades que ofrece de "mejorar la calidad de los proyectos, favorecer un mayor rendimiento económico y social de las infraestructuras y optimizar los costes de financiación durante su vida útil", según Adif.
"La composición del consorcio empresarial por compañías de gran prestigio y experiencia en el sector de la construcción, la logística y el transporte, permitirá el desarrollo de un proyecto innovador y de calidad", ha asegurado la empresa pública.
Además, así se incorporan nuevos actores procedentes del sector privado y del sector público, y que estén involucrados en la cadena logística, una opción que se adoptará "siempre en función de su capacidad técnica y viabilidad económica".
Esta fórmula garantiza asimismo "la transparencia del proceso selectivo y define el marco general en el que se desenvolverán sus relaciones", y constituye una "fórmula idónea y adecuada para mejorar la ejecución de los proyectos estratégicos, obtener un mayor rendimiento económico y social de las infraestructuras, mejorar la distribución de los beneficios, y repartir los costes de financiación de la infraestructura durante toda su vida útil".