Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Adif atribuye la inundación en el AVE a "la saturación" del alcantarillado de Girona

El bombeo funcionó hasta que se produjo la "entrada súbita" de agua del desbordamiento
El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) ha atribuido este miércoles la inundación en las vías del AVE de Girona a "la saturación del saneamiento" de Girona, provocada por un episodio excepcional de lluvias.
Así, ha negado que la causa fuera la caída de un muro de contención, puesto que ésta es una "construcción provisional" para las obras del túnel urbano de Girona, ha informado Adif y el Ministerio de Fomento en un comunicado.
"En ningún momento su finalidad ha sido la de contención de aguas ni estaba diseñado para esta función", han argumentado en defensa de las primeras sospechas sobre la causa de la inundación.
Según Adif, la saturación del alcantarillado provocó que la corriente del agua de lluvia circulara por la red viaria urbana, penetrando parte de ella en el túnel ferroviario.
En el área sur de Girona --una zona residencial y comercial con grandes superficies--, las aguas pluviales transcurren sobre el AVE en un canal abierto que desemboca en el río Güell que en ese momento tenía el caudal crecido y con un calado superior al punto de desembocadura del canal de pluviales que drena parte de esta zona de la ciudad.
Esta situación produjo un retorno de las aguas que circulaban por este canal, y la probable entrada de aguas del río, y el desbordamiento del conducto se introdujo en el túnel de "forma súbita y masiva", provocando la inundación de la estación y del mismo túnel.
Las bombas de drenaje del túnel no estaban preparadas para desaguar una inundación provocada por un río desbordado, sino que sólo están pensadas para sacar el agua que entra en la propia traza del ferrocarril.
Adif ha argumentado que el bombeo de la estación "funcionó adecuadamente hasta que se produjo la entrada súbita de agua procedente del desbordamiento", y la inundación alcanzó los cuadros eléctricos de las bombas y las inutilizó.
Pese a los bombeos, entraron más de 30.000 metros cúbicos de agua, y el tramo afectado superó el kilómetro de longitud y el agua alcanzó los siete metros de altura en el punto más bajo del túnel.
LA ESTACIÓN COMO DRENAJE
Además, ha puntualizado que la estación del AVE de Girona actuó como drenaje profundo de la ciudad, recogiendo el agua procedente de la inundación, lo que evitó "males mayores" en la propia ciudad.
Ha recordado que durante la tarde de domingo se produjo un "episodio excepcional de lluvias" que fue inédito en más de tres décadas, al recogerse 150 litros por metro cuadrado en la estación meteorológica de Vilobí d'Onyar en un corto espacio de tiempo, provocando inundaciones en sótanos, el corte de carreteras y problemas de saneamiento urbano.
Adif ha avanzado que se pondrá en contacto con el Ayuntamiento de Girona y otras instituciones para coordinar las actuaciones necesarias, tanto en la infraestructura ferroviaria como en las instalaciones ajenas a su competencia "para que no se vuelvan a producir episodios como éste".