Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aecoc dice que las empresas estarían en "grave riesgo" si España se rompe

Reclama al Gobierno central que no suba el IVA del 10% al 21%
El presidente de la asociación de fabricantes y distribuidores Aecoc, Francisco Javier Campo, ha advertido este martes de que el mercado único, en alusión a España, no se puede fraccionar porque las empresas estarían en "grave riesgo de desaparecer".
En su intervención en la asamblea general de Aecoc, ha dicho que es precisamente este fraccionamiento lo que pone en peligro el desarrollo de compañías: "No quiero entrar en el debate identitario, pero el mercado único no se puede fraccionar porque todas las compañías estarían en grave riesgo de desaparecer".
Y en esta misma línea se ha mantenido en su discurso: "No quiero entrar en política, pero nosotros necesitamos un mercado único lo más grande posible para que tengamos los ingresos mayores posibles y una mayor competitividad empresarial".
Aecoc, que cuenta con más de 25.000 asociados que representan el 20% del PIB nacional, ha constatado que la recuperación ha llegado a España, si bien todavía no se palpa en el consumo pese a que también ha mejorado el índice de confianza.
Por ello, Campo ha querido lanzar un mensaje claro al Gobierno frente a la reforma fiscal que está preparando y al informe Lagares de expertos sobre el que se debe inspirar la nueva norma y que contempla una subida del IVA en productos de alimentación, pasando del 10% al 21%.
"Sería una medida tremendamente peligrosa porque se pondría un palo en las ruedas al círculo virtuoso y aplazaría el horizonte de la recuperación. La recuperación está ahí, pero todavía es tímida", ha sostenido, y ha añadido que Aecoc está de acuerdo con una reforma fiscal, pero no con una que esté basada en subidas impositivas.
Como alternativa, ha propuesto una mayor lucha contra el fraude, reducir el déficit público y una reforma de las administraciones públicas, ya que, a su juicio, Estado y comunidades no pueden ejercer una misma competencia malgastando los recursos.
Ha confiado en que España crecerá, pero a un ritmo moderado y durante un largo tiempo: "Durante todo el tiempo que hemos estado en la UVI, lo que nos ha permitido no acabar intervenidos han sido las exportaciones".
20% DE PARO EN 2018
Ha lamentado que el país pierda diez años de crecimiento del PIB, y ha asegurado que los puestos de trabajo destruidos no se recuperarán, a la vez que ha augurado que en 2018 habrá una tasa de desempleo del 20%.
Ha señalado que ahora hay medio millón menos de personas en España que hace un año, y una deflación del 0,7%, lo que ligado al paro supondrá que las ventas sigan "bajo presión" unos cuantos meses más, por lo que 2014 no será un año fácil.
"Con la productividad que tenemos, los salarios que podemos pagar tienen que estar en consonancia", ha dicho en cuanto a los sueldos de los trabajadores, y ha destacado que la reforma laboral ha conseguido sus objetivos y que la financiera también, a falta de que se realicen los test estrés este verano.
Se ha mostrado contrario al sistema de subvenciones al considerar que es un "nido de corrupción", está mal gestionado y es profundamente ineficiente a la hora de asignar recursos, por lo que debería desaparecer, ya que, según ha dicho, si no se es capaz de generar una actividad que cree recursos para mantenerse a sí misma, no tiene sentido el que el país lo subvencione.