Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Agricultura presenta la labor de vigilancia de la Agencia de Información y Control Alimentarios

El director de la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA), José Miguel Herrero, ha explicado este viernes en Bruselas el papel que desempeña la agencia en su labor de vigilancia de la ley de medidas para mejorar el funcionamiento de la cadena alimentaria.
Herrero ha contado el funcionamiento de AICA durante la reunión del grupo de trabajo 'Cadena alimentaria' del Copa-Cogeca, donde se ha referido a las prioridades, principios y valores de la agencia, entre los que ha destacado conseguir el equilibrio de la cadena alimentaria.
En este contexto, el director ha detallado que las actuaciones que realiza AICA para controlar el cumplimiento de la ley de la cadena alimentaria se centran en inspecciones enmarcadas en un Plan de Control.
Este plan incluye actuaciones de oficio, cuando se dispone de información de posibles incumplimientos, y acciones derivadas de las denuncias que se presentan. Según ha puntualizado, en el caso de detectar incumplimientos, AICA abre los correspondientes expedientes sancionadores.
Además, Herrero ha subrayado que la agencia, en sus dos primeros años de existencia, ha supervisado más de 3.000 operaciones comerciales, que se han saldado con la apertura de 180 expedientes sancionadores a 31 de diciembre de 2015. Desde su creación en enero de 2014, AICA ha recibido un centenar de denuncias, la mayoría procedentes del sector lácteo, seguido del frutícola, aceite de oliva, vino y patata.
Por otro lado, ha desvelado que la infracción más frecuente es el incumplimiento de los plazos de pago, que suponen cerca del 50%. Y, en menor medida, se encuentra no contestar a los requerimientos, no firmar contratos o modificar de forma unilateral las condiciones contractuales.
También ha indicado que los distribuidores mayoristas acumulan más de la mitad de los expedientes sancionadores, seguidos a distancia de los minoristas, la industria alimentaria y, en un pequeño porcentaje, los productores.