Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Agricultura presenta un protocolo para evaluar el desperdicio de alimentos y una guía de buenas prácticas

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha presentado este miércoles un protocolo para evaluar el desperdicio de alimentos que incluye una guía de buenas prácticas para evitarlo.
Así, el director general de la industria alimentaria del Ministerio, Fernando Burgaz, ha presidido este miércoles la séptima comisión de seguimiento de la estrategia 'Más alimento, menos desperdicio' en el marco de Madrid Fusión, donde también se han presentado los últimos trabajos realizados en el área "generación de conocimiento" para identificar y cuantificar el desperdicio a lo largo de toda la cadena alimentaria.
Además, se han presentado los resultados del primer Panel sobre el desperdicio alimentario en los hogares y se ha presentado una herramienta de auditoría para la medición y reducción del desperdicio de alimento en comedores escolares.
También se ha explicado un estudio piloto para cuantificar el desperdicio en los propios campos de cultivo que se ha realizado después de visitar 9.500 parcelas de cultivos y se ha distribuido una guía práctica para reducir el desperdicio en el comercio de frutas y verduras. Esta guía proporciona algunas claves a los operadores, para establecer métodos que les permitan identificar y corregir los puntos críticos de generación de pérdidas y desperdicio en sus empresas.
Asimismo, se han expuesto los resultados para cuantificar el desperdicio alimentario en los hogares y que permite obtener a través de los consumidores las cantidades de alimentos desechadas de forma fiable y representativa.
Estos resultados se actualizarán cada seis meses, lo que permitirá conocer la evolución del desperdicio en los hogares. Igualmente, se ha presentado una herramienta para auditar y medir la reducción del desperdicio de alimentos en los comedores escolares y un estudio piloto sobre el desperdicio generado en los comedores colectivos.