Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alcoa acuerda con Estados Unidos pagar una multa de 283 millones por sobornos en Bahréin

El fabricante estadounidense de aluminio Alcoa ha llegado a un acuerdo con la Comisión de Bolsa y Valores (SEC por su siglas en inglés) y el Departamento de Justicia de Estados Unidos para pagar una multa de 384 millones de dólares (283 millones de euros) por sobornar en varias ocasiones a miembros del Gobierno de Bahréin para mantener una fuente de negocio clave.
En concreto, Alcoa abonará 223 millones de dólares (164 millones de euros) para cerrar la investigación criminal del Departamento de Justicia y otros 161 millones de dólares (118 millones de euros) para poner fin a los cargos de la SEC.
Según la investigación de la SEC, Alcoa realizó pagos corruptos por importe de más de 110 millones de dólares (81 millones de euros) a autoridades de Bahréin con influencia para negociar contratos entre la compañía estadounidense y una importante planta de aluminio operada por el Gobierno del país.
Empresas subsidiarias de Alcoa utilizaron un consultor con sede en Londres que tenía contactos con la familia real de Bahréin como intermediario para negociar con los funcionarios del Gobierno y canalizar los pagos ilícitos con el fin de mantener los negocios de Alcoa como proveedor a la planta.
En opinión de la SEC, Alcoa no realizó controles internos suficientes para evitar y detectar los sobornos, que fueron anotados en los libros de forma inadecuada y registrados como comisiones legitimas o ventas a distribuidores.
"Como beneficiaria de un esquema de soborno de larga duración perpetrado por una subsidiaria estrechamente controlada, Alcoa es responsable y debe hacerse responsable. Es crítico que las compañías evalúen su cadenas de suministro y determinen que sus relaciones empresariales tienen propósitos legítimos", afirmó el codirector de la División de Cumplimiento de la SEC, George Canellos.