Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alemania defiende su peaje a vehículos extranjeros y rechaza peaje europeo que estudia Bruselas

El Gobierno alemán ha defendido este lunes su nuevo sistema de peaje a vehículos conocido como 'el peaje a extranjeros' -cuestionado por la Comisión Europea por ser discriminatorio dado que, en la práctica, los vehículos registrados en Alemania podrán deducirlo del impuesto de circulación anual-- y ha rechazado de plano la idea que estudia el Ejecutivo comunitario de promover un sistema de peaje a nivel europeo para resolver el escollo.
El ministro de Transportes alemán, Alexander Dobrindt, ha asegurado este lunes en Bruselas que trasladará a la comisaria de Transportes, Violeta Bulc, que "sus ideas para un sistema de peaje europeo para vehículos pesados de bienes, que tendrá el efecto, de gravar más a los conductores alemanes es algo que puede volver a meter en su cajón porque no creemos que haya ninguna base posible para la aprobación de tal propuesta".
Dobrindt ha dejado claro que el peaje alemán "está en línea con la legislación de la UE" y ha instado a la Comisión Europea a llevar el caso ante el Tribunal de Justicia de la UE sin "más retrasos" si alberga dudas de su legalidad y ha afeado que Bruselas no haya remitido a Berlín todavía una declaración de objeciones o dictamen motivado, el segundo y último paso en un caso de infracción antes de llevar el caso a la justicia, sobre su sistema "sino meramente una petición para, una vez más, explicar los mismos elementos". "Esto me sorprende algo, por lo tanto sólo puedo concluir que esto sólo es un juego para ganar tiempo, que no es aceptable. Si esto es un caso que se tiene que llevar al Tribunal de Justicia, entonces solo puedo esperar que se haga sin retrasos", ha zanjado.
El comisario de Agenda y Sociedad digital, Günther Oettinger, ha rechazado que "haya ninguna cuestión de tener un retraso deliberado" del caso por parte del Ejecutivo comunitario sino que trata de "garantizar que esto se analice con toda la exhaustividad debida".
"Tenemos abogados y expertos constitucionales excelente aquí en la Comisión Europea y estamos esperando que la comisaria Bulc discuta esto con los expertos relevantes y los servicios legales para garantizar un análisis profundo de si el impuesto alemán está en línea con la legislación de la UE y si no es así, sólo entonces tomaremos democráticamente en la Comisión las decisiones relevantes de cómo proceder", ha dicho el comisario alemán.
La Comisión Europea abrió el pasado mes de junio un expediente contra Alemania por considerar discriminatorio el nuevo sistema de peaje alemán.
El Ejecutivo de Berlín aprobó el pasado 8 de junio que introdujo un peaje para los vehículos pero en paralelo adoptó otra normativa que permite a los vehículos registrados en Alemania que se beneficien de una deducción en el impuesto de circulación, lo que en opinión del Ejecutivo comunitario equivale de facto a una exención del peaje para éstos.
El Ejecutivo comunitario está especialmente preocupado de que el sistema de peaje aprobado lleva a una discriminación indirecta basada en la nacionalidad porque solo los usuarios alemanes no pagarán el peaje dado que se descontará en el impacto de circulación, que se reducirá en el mismo nivel y porque considera que las viñetas de corta duración, que adquieren especialmente los extranjeros, son "desproporcionalmente elevadas".
Y tampoco cree que el sistema sea proporcionado porque no tiene en cuenta la frecuencia de uso a la hora de calcular el peaje.
Bruselas es partidario en cambio de un peaje que tenga en cuenta la distancia cubierta para reflejar mejor el principio de "quien contamina paga" y que contribuya al mantenimiento de la infraestructura.
La comisaria confirmó en enero al diario alemán 'Welt am Sonntag' que existían "muchas opciones" para introducir un sistema de peaje a nivel europeo y que la tasa podría ser "obligatoria" pero también "opcional" para que los países decidieran si querían aplicarla y en qué carreteras la aplicarían "en base a los kilómetros hechos".