Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Almunia asegura que la UE tiene armas para evitar la quiebra de un país de la eurozona

La Unión Europea cuenta con instrumentos para evitar la quiebra de un país de la eurozona que pueden aplicarse antes que sea necesario pedir ayuda al Fondo Monetario Internacional (FMI), aseguró hoy el comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia.
"No es algo de lo que se pueda hablar en público", señaló Almunia en una conferencia organizada por el European Policy Centre, pero dejó claro que "hay solución antes de recurrir al FMI".
El fuerte deterioro de la situación presupuestaria en algunos socios del euro está obligando a estos países -Irlanda y Grecia, sobre todo, pero también Italia, Portugal y España- a pagar más por sus emisiones de deuda, una situación que está ampliando el diferencial de los bonos gubernamentales dentro de la zona.
"Es cierto que hay problemas graves en algunos países", reconoció el comisario, quien recordó que, en virtud de las normas que regulan el funcionamiento de la eurozona, el Banco Central Europeo no puede comprar deuda directamente a un Estado ni tampoco es posible llevar a cabo una operación de rescate como las previstas para los socios que no pertenecen a la moneda única.
Pero insistió en que, en caso de agravamiento de la crisis, la UE "está equipada" para asistir también a los países del euro.
Lo que sí está totalmente descartado, según el comisario, es la ruptura de la Unión Monetaria a consecuencia de la crisis.
"Nadie está tan loco" para salirse de la moneda única, opinó Almunia, que destacó que ahora hay más países interesados en la adhesión que hace sólo un año, dado al papel de "escudo" jugado por el euro.
Respecto a la discusión en torno a la emisión conjunta de deuda por parte de los países de la eurozona ("eurobonos"), el comisario consideró que es técnicamente posible y sería razonable, pero reseñó que, "en este momento, no es políticamente viable".
Los "eurobonos" eliminarían el diferencial entre el interés que pagan a sus acreedores las economías más sólidas del área (encabezadas por Alemania) y las más débiles.