Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Altadis justifica ante Industria el cierre de la planta de La Rioja por su inviabilidad

Soria le ofrece las herramientas del Ministerio y le pide que reconsidere la decisión
El presidente de Altadis, Juan Arrizabalaga, ha explicado al ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, las razones que han llevado a la empresa a tomar la decisión de cerrar la fábrica de cigarrillos en La Rioja, según ha informado el Ministerio en un comunicado.
Soria, en la reunión, ha pedido a Arrizabalaga explicaciones sobre los motivos de esta decisión, al tiempo que ha puesto a disposición de la compañía las herramientas de las que dispone el Departamento que permitan reconsiderar el cese de actividad de la factoría riojana.
Juan Arrizabalaga ha detallado al ministro las razones que han llevado a la empresa a adoptar esta decisión, explicando la compleja situación existente en el mercado, caracterizada por una drástica caída en los volúmenes de ventas durante los últimos años.
El presidente de la tabaquera, además, ha agradecido a Soria su ofrecimiento y ha reiterado la inviabilidad de la fábrica, al no poder producir un producto que no se vende.
Por último, Arrizabalaga ha manifestado que el objetivo prioritario a partir de ahora es resolver lo mejor posible la situación de todos los trabajadores afectados.
Altadis anunció el pasado martes el cese de la actividad de la fábrica de cigarrillos rubios y negros de La Rioja el próximo 30 de junio de este año tras poner en marcha un plan de reestructuración que afectará inicialmente a 471 empleados.
Dicho plan, que afectará al 46% del total de la plantilla de Altadis, integrada por 1.021 empleados, se aplicará en las áreas de finanzas y ventas y de producción.
El objetivo del plan, que fue anunciado el pasado martes a los representantes de los trabajadores, es evitar la pérdida de eficiencia y competitividad de la compañía ante la compleja situación que atraviesa el mercado del tabaco en España y en otros mercados. En España, concretamente, ha sufrido una caída de ventas en volúmenes de cigarrillos de más del 45% en los cinco últimos años.