Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Álvarez & Marsal destaca que con los test de estrés la transparencia sobre la salud de los bancos aumenta

Fernando de la Mora, responsable de Alvarez & Marsal en España y Portugal, consultora financiera internacional que ha asesorado a varias entidades en los ejercicios de estrés, ha destacado que el proceso ha sido "creíble" y ha cumplido con sus objetivos, entre ellos, que la transparencia acerca de la salud de los bancos aumenta.
"El proceso ha sido creíble y ha cumplido con sus objetivos - la transparencia acerca de la salud de los bancos aumenta, la confianza de los mercados en los bancos europeos continuará mejorando y los balances se han saneado", subraya.
Para De la Mora, una medida de la credibilidad del ejercicio es el impacto generado por los tests en el ratio Common Equity Tier 1 (CET1) de capital con una media de 300-400 puntos básicos en el 2014 respecto de los 100 puntos básicos generados en ejercicios del 2010 y 2011.
Asimismo, destaca que el capital restante a cubrir es de 9.500 millones o el 18% respecto del capital generado en el 2014 (54.000 millones de euros), "lo que demuestra que las entidades se han anticipado al ejercicio con sus esfuerzos de saneamiento".
El responsable de Alvarez & Marsal en España y Portugal considera que un reto en el corto plazo será cómo comparar todos los datos disponibles de los bancos. Así, indica que una medida de capital que no se resalta en los ejercicios pero que permite comparar de manera equitativa a los bancos es el ratio de Basilea III 'fully loaded', que, en su opinión, será un indicador importante de la flexibilidad de capital del sector restante para crecer, dotar crédito y aumentar dividendos.
"Una vez superada la prueba los bancos han de centrarse en el crecimiento, la optimización de sus balances al nuevo entorno regulatorio y a la adaptación a un nuevo marco supervisor del ECB", concluye.