Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Álvarez (UGT) apuesta por abrir las puertas del sindicato a Podemos

El secretario general de UGT en Cataluña y candidato a la Secretaría General de la central en sustitución de Cándido Méndez, José María Álvarez, ha afirmado este miércoles en una asamblea en Santander que la organización necesita "rearmarse ideológicamente sin cerrar las puertas a los partidos emergentes". "Seamos claros, hoy hay muchos afiliados del sindicato que son votantes de Podemos", ha dicho.
Álvarez, que pugnará en el 42º Congreso Confederal de UGT, convocado del 9 al 12 de marzo, por liderar el sindicato en una nueva etapa de la que se espera renovación y aire fresco en la organización, ha explicado que siempre ha habido un debate interno en UGT "entre los que apoyan al sistema y los antisistema" y que "habría que preguntarse en dónde se sitúa UGT".
"Hoy en día muchas propuestas del sindicato serían más propias de los antisistema", apuntó, por su parte Álvarez, para añadir que "el sistema no es un fin sino un medio".
El líder de UGT en Cataluña ha agregado que su sindicato "nunca se ha fundado para aposentarse en un sitio determinado" y que "hoy en día lo que se llama sistema no está dando resultados".
Por ello, Álvarez ha recalcado que "UGT haría un mal servicio si cerrara las puertas a los partidos emergentes" porque "todos se tienen que ver representados".
SECTORIALIZAR EL SINDICATO.
El secretario general de UGT en Cataluña en los últimos 25 años ha apostado por sectorializar la organización interna del sindicato y reducir el número de sus federaciones (de seis a tres), como está previsto que se haga, aunque ha puntualizado que "si no se afronta una adecuada sectorialización, el reducir las federaciones a tres no tendrá sentido".
En su opinión, "este proceso de reestructuración interna del sindicato, que implica reducir las estructuras internas y sus costes, no hay que hacerlo por razones económicas, sino porque ha llegado la hora de acometerlo".
Asimismo, el dirigente sindical ha considerado que antes del Congreso Confederal se deberían haber definido ya los sectores que regirán el funcionamiento del sindicato a futuro, en lugar de esperar a que cada federación decida los suyos.
Álvarez ha confiado en que el próximo Congreso Confederal de UGT sea "un congreso que dé ilusión, que aporte propuestas concretas a colectivos concretos a los que el sindicato tiene que dirigirse de manera directa".
En este sentido, ha llamado a "huir de las propuestas genéricas". "Está muy bien hablar del Estado de Bienestar, pero no sirve de gran cosa si eso no llega a los ciudadanos", ha apostillado.
Por otro lado, el sindicalista ve "con esperanza y cierta satisfacción" la actual situación política porque, dada la mayor pluralidad en la composición del Congreso de los Diputados, los planteamientos de los sindicatos "tienen más juego".
ATAJAR LA CORRUPCIÓN EN EL SINDICATO.
Por último, Álvarez se ha decantado por un código de compatibilidades de los dirigentes sindicales de UGT y ha dicho que "si ya se tuviera no hubieran pasado algunas cosas".
"Un dirigente de UGT que participe en un consejo de administración de una empresa tiene la obligación y la responsabilidad de informar qué gana por ello al sindicato", subrayó Álvarez, que defendió que un secretario general de UGT tenga la capacidad de estar informado y decidir sobre "cuándo un compañero puede formar parte de un consejo de administración, para qué va, quién lo nombra y, si hay alguna remuneración, a dónde va esa remuneración".