Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Álvarez (UGT) insiste en derogar la reforma laboral y dice que los sindicatos no supieron frenar los recortes

El secretario general de UGT, Josep Maria Álvarez, ha vuelto a insistir en la petición de derogar las reformas laborales de los Gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy, y ha reconocido que los sindicatos no supieron frenar la "ola de recortes".
Así lo ha señalado Álvarez en un encuentro digital en el diario '20 Minutos', recogido por Europa Press, en el que ha abogado por derogar las dos últimas reformas laborales de Zapatero y las "más de 100" del Gobierno del PP.
Álvarez ha supeditado la puesta en marcha de mecanismos eficaces contra la explotación de los trabajadores a la derogación de la reforma laboral, y ha apostado por "restituir derechos y la legislación anterior".
En concreto, ha explicado que, tras la derogación de la reforma laboral, se trabajaría para iniciar un proceso de negociación con las patronales que permita ir "a una legislación que se parezca más a la que hay en los países del centro y norte de Europa que a Marruecos".
Asimismo, ha señalado que UGT propone para los parados de más de 55 años que puedan mantener el alta en la Seguridad Social con las cotizaciones anteriores, un salario mínimo interprofesional (SMI) hasta la edad de jubilación y, si encuentra trabajo, automáticamente puede salir de este sistema y volver a entrar si vuelve a perder el trabajo.
"Un país que no respeta a las personas que han cotizado durante más de 30 años, que han perdido el empleo por razones ajenas a su voluntad, es un país que no es digno", ha apostillado Álvarez, quien planteó esa propuesta para los parados de más de 55 años al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, en su reunión de la semana pasada.
"VIVO DEL ACUERDO DE UN ERE".
El secretario general de UGT desde hace dos semanas, cuando fue elegido como sustituto de Cándido Méndez tras 22 años liderando el sindicato, ha defendido su carrera profesional ante las críticas de algunos internautas por sus 26 años al frente de UGT-Cataluña.
Con 60 años recién cumplidos, Álvarez ha señalado que lleva trabajando desde los 12 años, y ha detallado que hace dos años fue incluido en un ERE de su empresa. "Estuve más de un año en el desempleo y en estos momentos vivo del acuerdo del ERE con un 85% del sueldo neto y un alta en la Seguridad Social con un convenio especial. Si me han elegido secretario general de UGT es porque creen que tengo conocimientos, experiencia y que vivo la realidad del día a día. Pero en todo caso eso el tiempo quitará y dará razón", ha señalado.
PÉRDIDA DE CREDIBILIDAD.
De igual forma, Álvarez ha realizado autocrítica al asegurar que los sindicatos han perdido más credibilidad en la sociedad que en los centros de trabajo como consecuencia de los recortes. "Hemos hecho dos huelgas generales y miles de manifestaciones", sin embargo, "tenemos que reconocer que los sindicatos no hemos sido capaces de parar la ola de recortes", ha recalcado.
Por ello, ha subrayado que UGT tiene que actualizar su mensaje e incorporar a los nuevos sectores, ya que "en realidad son los que están pasando por una situación de temporalidad y salarios más bajos", al tiempo que organizarlos en las empresas.
Por otra parte, Álvarez ha explicado que los sindicatos se financian en primer lugar por las cuotas de los afiliados en un 80% y con partidas en los Presupuestos Generales del Estado (PGE).
De igual forma, ha dicho no tener "ninguna previsión de despedir a nadie" al considerar que los ajustes de plantilla ya se han hecho en las diferentes organizaciones del sindicato. "El sindicato vive de los recursos que cobra en las cuotas de los afiliados y en consecuencia cuando baja la afiliación, cuando no hay recursos, las decisiones que toma las hace porque no tiene otra manera de poder solventar los problemas económicos", ha asegurado.
En este punto, ha precisado que aplica la legislación "que hay en el país", y ha opinado que "no es una contradicción aplicar la legislación y querer cambiarla". "Es verdad que es un tema que da para mucha demagogia fácil, pero en realidad los dirigentes del sindicato y sus trabajadores vivimos esta situación con mucho dolor", ha agregado.