Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Álvarez usará su liderazgo para tender puentes entre España y Cataluña

Álvarez, nuevo secretario general de UGTEFE

El nuevo secretario general de UGT, Josep Maria Álvarez, elegido con el 51,1% de los votos en el 42º Congreso Confederal del sindicato, ha señalado que su victoria demuestra que "la catalanofobia no funciona".

En declaraciones a los medios, se refería a las críticas vertidas por su predecesor en el cargo, Cándido Méndez, sobre la defensa del derecho a decidir de Álvarez, unas críticas que ha interpretado como un intento de echar abajo su candidatura.
"El hecho de que yo haya salido secretario general lo quiero aprovechar, seguro que no es por eso, pero en todo caso lo quiero aprovechar, porque soy de los que cree que Cataluña y España tienen que tender puentes y tienen que acordar, y que hay que encontrar un encaje de Cataluña, y de España y de otros pueblos de España que quieran", ha apuntado.
En este sentido, Álvarez ha defendido que en España "tenemos que mirarnos cada día cuando nos levantamos, vernos como somos, reconocernos y queremos como somos", a pesar de que ha insistido en que no ha resultado elegido para hablar "de estos temas", sino para "la cosas que piden los trabajadores, de los contrarios precarios, de la falta de políticas sociales que no llegan a los ayuntamientos y de la falta de medios".
El hasta ahora secretario general de UGT-Cataluña ha reconocido sentirse "un poco abrumado" por la responsabilidad asumida y las expectativas de ver si desde el sindicato son capaces de dar respuesta a "tanta ilusión".
"Los afiliados nos han pedido que reaccionemos, que cambiemos, que mejoremos las estructuras del sindicato y que seamos la voz de los que no tienen voz, de los trabajadores precarios, de los jóvenes que han emigrado, de los que no llegan a final de mes, de quien gana menos de 1.000 euros, y de los trabajadores de Bacardi, que luchan para que no cierren su empresa", ha apuntado.
NUEVA ETAPA SIN DIVISIÓN
Preguntado por la nueva etapa que se abre con su elección como nuevo líder de UGT, Álvarez ha garantizado que en el sindicato "no hay ninguna división" y que el tema de Cataluña, que ha generado controversias durante la campaña por su postura favorable al derecho a decidir sobre la autodeterminación de Cataluña, "no se ha tratado en el Congreso" y "no es un tema prioritario para el sindicato".
Así, ha considerado que UGT inaugura una nueva etapa en la que habrá "muchísimos más cambios", como la limitación a tres mandatos en la Secretaría General, y será "mucho más dinámica, más actual y con una dirección más pegada a la realidad de los trabajadores".
En esta línea, ha destacado que el nuevo equipo de dirección es "extraordinario". "Creo que tenemos ganas de trabajar y eso cambiará el ciclo de UGT", ha pronosticado tras insistir en que el tema de Cataluña "no es prioritario para el sindicato, lo prioritario son los trabajadores".
Respecto a la apertura del diálogo social entre la patronal y los sindicatos, Álvarez ha dicho esperar que llegue y que "alguien descuelgue el teléfono". "Yo mismo lo descolgaré para hablar", ha asegurado, tras confiar en que ese diálogo se produzca pronto, aunque ha matizado que primero tendrá que conversar con CC.OO.
PIDE A LOS POLÍTICOS QUE "NO ENREDEN"
A nivel político, Álvarez ha indicado que "España necesita Gobierno, y en segundo lugar hay una mayoría en el Congreso de los Diputados que tiene que dar la cara por la gente que depositó en ellos su confianza para que solvente sus problemas".
Por ello, ha pedido que no "enreden mucho y entren a fondo", puesto que "la gente no puede continuar como está, a la gente que tiene más de 55 años y no encuentra trabajo y que no va a tener derecho a la pensión hay que encontrarles una solución", así como a "la gente que están echando de su casa y la gente que está de un sitio a otro con un contrato temporal".
"Hay una mayoría parlamentaria a la que los ciudadanos les dieron el mandato de que resolvieran esos temas, y apelo a esa necesidad de respuesta a esas cuestiones perentorias para los trabajadores", ha insistido.
Sobre la posibilidad de renegociar la reforma laboral ante el pacto del PSOE y Ciudadanos para formar Gobierno, Álvarez ha señalado que "la ecuación de los números y la coalición son cosas del parlamento", pero ha reclamado que la mayoría parlamentaria "cumpla con su obligación y resuelvan los problemas".
"Reclamo que pasemos de hablar a hacer, a abordar los temas perentorios que tiene la ciudadanos de nuestro país", ha agregado.