Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Álvarez se presenta para suceder a Méndez en UGT con un apoyo superior al 50% y con "ganas" de cambio

Apuesta por un sindicato con más presencia entre las pymes, más participativo y transparente
El secretario general de UGT-Cataluña y candidato a suceder a Cándido Méndez en la Secretaría General del sindicato, Josep María Álvarez, ha destacado este viernes que su candidatura cuenta con un respaldo "muy importante", superior al 50% de los votos que emitirán los 601 delegados llamados a participar en el 42 Congreso Confederal de UGT.
Así lo ha avanzado en una rueda de prensa para presentar su candidatura, en la que ha estado arropado por los líderes de UPTA y algunas federaciones --MCA-UGT y FSP-UGT-- y uniones territoriales --Madrid, Castilla y León, Cantabria, Asturias, La Rioja, Ceuta, Melilla, Navarra, Murcia, Aragón y Valencia-- que apoyan su paso al frente.
Álvarez ha subrayado que quiere que UGT "hable de los problemas de la gente y llegue al corazón de los trabajadores", para lo que propone cambios, no sólo organizativos, sino también culturales.
"Queremos que los trabajadores se sientan identificados con nuestras propuestas, que serán concretas, y que nos vean como lo que somos: el canal para poder conseguir sus objetivos y reivindicaciones", ha afirmado Álvarez, que ha destacado que su equipo combina experiencia y juventud y que todos tienen "ilusión, ganas y voluntad" de servir al sindicato y a los trabajadores. Álvarez cumplirá 60 años el próximo mes de marzo.
El dirigente sindical se ha mostrado abierto a acordar y negociar con los otros dos aspirantes a la Secretaría General (Gustavo Santana, de UGT Canarias, y Miguel Ángel Cilleros, de la Federación de Movilidad y Consumo) y ha aseverado que la presentación de una única candidatura sería positivo para el sindicato.
"Tengo una relación extraordinaria con los dos y tienen la mano tendida. Me comprometo a una gestión democrática y muy respetuosa con las diferentes organizaciones del sindicato", ha afirmado.
Sobre el recorte de plantilla que podría implicar la reducción de la estructura de UGT, Álvarez no la ha dado por sentada y ha dicho que lo primero es determinar hacia dónde quiere UGT caminar y a partir de ahí analizar cuáles serán las consecuencias. "Las iremos viendo y lo haremos con mucho guante de seda", ha precisado.
Lo que sí se plantea es intentar obtener más financiación para el sindicato de su participación en la negociación colectiva. "Hemos de ver por la vía de la negociación colectiva cómo somos capaces de repercutir los costes en quienes se benefician de ella", ha apuntado.
ÁLVAREZ QUIERE GANAR PRESENCIA EN LAS PYMES.
Álvarez ha señalado que el 42 Congreso Confederal, que se celebrará entre el 9 y el 12 de marzo, debe ser "un punto y aparte", "un cambio en profundidad" y una renovación "de políticas, estructura y cultura del sindicato" que tenga vigencia durante los próximos 30 años. "La dirección será de largo recorrido por sus propuestas y su grado de convencimiento", ha añadido.
Para empezar, ha avanzado una reducción de federaciones de seis a tres que permita al sindicato ser "más ágil" y capaz de utilizar su "fortaleza" en los centros de trabajo para ir más allá, hacia la defensa de los trabajadores de las subcontratas, esto es, a la cobertura de muchas pymes que vertebran el tejido empresarial de España.
Además, Álvarez quiere un sindicato más participativo, en el que las grandes decisiones del sindicato se tomen tras un debate previo o incluso con el voto de los delegados o los afiliados del sindicato.
En tercer lugar, el candidato para suceder a Méndez ha admitido que la percepción de UGT entre la sociedad se ha deteriorado durante la crisis, y ha apostado por poner en marcha un "plan de viabilidad" que garantice una organización "transparente y que gestiona recursos con plenas y absolutas garantías".
"Los afiliados tienen que ver cuándo, de qué manera y por qué conveniamos con las administraciones públicas y que haya una gestión transparente y comprobable por los afiliados", ha añadido. "Queremos que la organización salga de este Congreso fortalecida y con ilusión y para eso lo más importante es que dejemos de hablar de nosotros y empecemos a hablar de los problemas de la gente", ha sentenciado.
Otros cambios citados por Álvarez consisten en la realización de conferencias para poder debatir en el seno de la organización; reivindicar nuevas políticas sociales y diseñar un plan estratégico para impulsar la industria en España.
NO CAMBIARÁ SU POSICIÓN SOBRE CATALUÑA.
Por último, Álvarez ha dejado claro que si es elegido secretario general de UGT, "no cambiará" la posición del sindicato sobre la situación de Cataluña y ha indicado que no espera que, por este lado, vayan a producirse "tensiones". En todo caso, ha precisado que el derecho a la autodeterminación no está en el pensamiento del sindicato ni en el suyo propio.