Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Am) El Ibex esquiva el rojo (+0,1%), pero se queda a un paso de los 10.500 puntos, tras subir un 1,7% semanal

El Ibex 35 ha logrado cerrar con una leve subida del 0,1% al cierre de mercados y se ha anotado su cuarto ascenso de la semana, en la que se ha revalorizado un 1,7%. El selectivo, aún así, se queda a un paso de los 10.500 puntos.
El lastre de Popular (-3%) y poco empuje de los grandes valores han dejado al Ibex en los 10.465 enteros, atascado en máximo de julio de 2011. Amadeus (-1,90%) y Sabadell (-1,08%) han seguido a la entidad presidida por Ángel Ron al frente de las pérdidas.
En el lado de las ganancias, FCC se ha disparado un 7,11%, mientras que Gas Natural ha sumado un 2,86% y Enagás un 2,31%. BME ha repuntado un 0,36%, con mayor volumen que en la jornada de este jueves, un día después de la salida de su accionariado por parte de Caixabank.
En la semana, FCC también ha liderado las subidas, tras sumar un 16% en las últimas cinco sesiones. OHL y Sacyr se han anotado ganancias cercanas al 9%. BBVA se ha revalorizado un 4,9%, Telefónica un 2,84%, mientras que Santander se ha adentrado en pérdidas, con una caída del 0,64%.
El Ibex ha logrado seguir la tónica positiva extendida entre el resto de plazas de Europa, aunque las ganancias generalizadas no han alcanzado el 1%. Milán ha sumado un 0,5% y ha capitaneado las subidas.
En el mercado de deuda pública, la prima de riesgo española se situaba en los 195 puntos básicos, con la rentabilidad del bono español a 10 años ligeramente por encima del umbral del 3,7%. El euro, por su parte, se intercambiaba al cierre de sesión por 1,3559 dólares.
"Semana de transición para el Ibex 35 que pelea por consolidar los 10,500 puntos. Una semana que ha servido por un lado para mostrar el buen apetito que los inversores de renta fija tienen por nuestra deuda pública y que por otro lado nos ha dado pequeños síntomas de agotamiento en las subidas de la renta variable", ha explicado el analista de XTB Javier Urones.
Urones se refiere también a la eventual privatización de Bankia y ha advertido de que si el Gobierno decide guardar todavía la mayor parte de su participación, se tiende a creer que el valor puede cotizar a cotas superiores en la segunda mitad de este año.