Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Am)Hacienda y Sanidad preparan programas de contención del gasto sanitario autonómico para reducir el déficit

Los ministerios de Hacienda y Sanidad están trabajando en programas de contención del gasto sanitario para ayudar a las comunidades autónomas a reducir su déficit y así poder conseguir los objetivos de estabilidad que se vayan fijando.
Así lo ha señalado el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, durante la sesión de control al Gobierno en el Pleno del Congreso al ser preguntado por el portavoz socialista de Presupuestos, Joan Rangel, sobre los "criterios manejados por el Gobierno esta legislatura para el reparto del ajuste fiscal entre las administraciones públicas".
"Los criterios son los que se derivan de la Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera", ha replicado el ministro, recordando que los gastos sanitarios son "los más dinámicos" y, por tanto, "los que más presionan las cuentas públicas y el déficit" autonómico y que, por ello, Hacienda y Sanidad están "desarrollando programas para su contención".
De este modo, el Ministerio pretende "contribuir" a la consecución de los objetivos de déficit futuros, como reconocimiento también a la "gran aportación" que las autonomías han hecho a la "reducción del déficit, no sólo en términos nominales sino también en términos estructurales". "Eso hay que agradecerlo y valorarlo", ha añadido.
TAMBIÉN APOYO CON FONDOS
A renglón seguido, Montoro también ha recordado el apoyo que el Gobierno central ha prestado a las comunidades a través de los mecanismos de financiación especial, que han aportado 148.911 millones de euros desde el inicio de la legislatura, a los que hay que sumar 14.462 millones de euros transferidos a los ayuntamientos.
"En total, 163.373 millones destinados a las administraciones territoriales. ¿Sabe para qué? Para mantener los servicios públicos, para garantizar su eficacia. Eso son cifras, y lo suyo son filosofías. ¿Sabe lo que hubiera ocurrido con los hospitales, las escuelas o la dependencia si no hubiéramos financiado ese dinero?", ha interpelado a los socialistas.
De hecho, según el ministro si no fuera por las aportaciones que desde los Presupuestos Generales del Estado (PGE) se hace a la Seguridad Social --en 2015, más de 29.000 millones de euros para complementos a mínimos, pensiones no contributivas y aportaciones al seguro de desempleo-- el país no tendría déficit.
"Tenemos déficit porque estamos sosteniendo nuestro sistema de cohesión social", ha proclamado, recordando además que sin la reducción de los desequilibrios presupuestarios acometido desde el inicio de la legislatura España habría sido intervenida. "Pregúntese dónde estaríamos entonces y qué habría pasado entonces con las pensiones", ha concluido.
"SON EL GOBIERNO DE LA DESIGUALDAD"
Sin embargo, Rangel ha acusado al Gobierno de imponer "la parte más importante del ajuste" fiscal a las comunidades autónomas. "Y no es una casualidad, forma parte esencial de su política fiscal, tanto de ingresos como de gastos, que les posiciona claramente en el debate más importante de nuestros días, el de la desigualdad. Ustedes son el Gobierno de la desigualdad", ha añadido.
"Ha sido usted el predicador de la austeridad pero a quien ha pasado la pelota de los ajustes más duros ha sido a las comunidades, y ese ajuste impuesto se ha traducido en recortes en sanidad, educación y servicios esenciales para mantener la sociedad cohesionada y generadora de oportunidades para todos", ha criticado.
Y es que, en lugar de "incrementar los ingresos, que España tiene patológicamente bajos por la evasión y la elusión fiscal de los poderosos", el Ejecutivo se limita a "recortar los gastos" en lo que supone "simple y llanamente lanzar un torpedo a la línea de flotación del Estado del Bienestar", que es el que garantiza la "libertad real para todos, y no sólo para los hijos de la buena estirpe".
"Convierten la desigualdad en su gran apuesta para la salida de la crisis. Sus políticas condenan a la sociedad, a la mayoría al fracaso. Generan una desigualdad éticamente reprobable y totalmente negativa para la economía", ha zanjado el diputado catalán.