Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Amancio Ortega recibe la felicitación de los trabajadores de Inditex en su 80 cumpleaños

El fundador de Inditex, Amancio Ortega, ha recibido la felicitación de la plantilla del gigante textil, que cuenta ya con más de 150.000 empleados, coincidiendo con la visita diaria a las instalaciones de la compañía en Arteixo (A Coruña), según han informado a Europa Press en fuentes de la compañía.
El empresario gallego, que cumplió ayer 80 años, llegó a la sede de Inditex, donde recibió la sorpresa de los empleados, que le felicitaron durante su paseo por las instalaciones de la compañía. Asimismo, proyectaron un vídeo, en el que participaron trabajadores de todo el mundo, y le entregaron una tarta para que soplase las velas, lo que provocó momentos de emoción.
Según recoge la prensa gallega, Marta Ortega, la hija del segundo hombre más rico del mundo, ejerció de cómplice de los empleados en todo momento y acompañó, junto a su hijo Amancio, a su padre desde que entró en la sede de la compañía.
En su recorrido habitual por las instalaciones de Inditex, los empleados hicieron un pasillo para que Ortega pasase con su hija y su nieto y le brindaron un fuerte aplauso, que no cesó hasta que la comitiva de los Ortega llegó a una explanada, donde la plantilla tenía preparada una gran pantalla para proyectar un vídeo de felicitación y homenaje al fundador de la compañía para la que trabajan.
En el video, personal del grupo textil de todo el mundo participaba en una especie de 'flashmob' al ritmo de la canción 'Celebration' y felicitaba al empresario coruñés por su 80 cumpleaños.
Tras la proyección del vídeo, los empleados llevaron ante el fundador de Inditex una tarta de cumpleaños con las correspondientes velas con su nueva edad, que el empresario coruñés procedió a soplar. A continuación se troceó la tarta y tanto la familia Ortega como todos los trabajadores de la compañía degustaron un trozo de pastel. Al acabar, el fundador de la compañía se acercó a dar las gracias a gran parte de los profesionales allí presentes.