Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Amp.) Álvarez dice que en UGT se sienten "maltratados" por la campaña para "criminalizar" el sindicalismo

El nuevo secretario general de UGT, Josep Maria Álvarez, ha criticado este sábado la campaña para "criminalizar" el sindicalismo, que ha llevado a los miembros y afiliados a sentirse "maltratados", y ha asegurado que trabajará para que nadie pueda dudar del comportamiento "honesto y transparente" de UGT.
Estas han sido algunas de las primeras manifestaciones de Álvarez como nuevo secretario general de UGT, tras resultar vencedor con un 51,1% de los votos para sustituir a Cándido Méndez, en el que ha sido su primer discurso en su nuevo cargo, con el que se ha clausurado el 42º Congreso Confederal de la organización.
"Nos sentimos maltratados, ha habido una campaña para criminalizar al sindicalismo, no ha sido solo aquí, ha sido en la mayoría de países de la UE", ha señalado Álvarez, quien ha advertido de que "el capital, los poderosos, saben que para poder arrebatarnos nuestros derechos primero tienen que acabar con el instrumento que los ha conseguido: las organizaciones sindicales".
No obstante, Álvarez ha hecho autocrítica al reconocer que el sindicato no estaba preparado para "convivir" con determinadas situaciones con las que se ha encontrado, si bien ha proclamado que del Congreso Confederal salen "con el compromiso claro de que esta organización va a ser una organización transparente, que dé a conocer todo aquello de lo que hace, el porqué lo hace y dé explicaciones públicas de en qué utiliza los recurso públicos", en referencia a los casos de corrupción que han afectado al sindicato en los últimos años.
El que fuera secretario general de UGT-Cataluña durante 26 años ha garantizado que los cambios que abanderará en el sindicato llevarán a que "ni siquiera nadie pueda dudar del comportamiento honesto y transparente" del sindicato, para lo que se trabajará "debate a debate", con las tres federaciones estatales.
En este sentido, ha incidido en la importancia de "saber que cuando se acabe un convenio se acaba la relación con los sindicatos", al ser una de las cuestiones que más "disgustos" ha provocado a UGT.
UN "PUNTO Y APARTE" SIN RUPTURA.
En clave interna, Álvarez ha agradecido a la Comisión Ejecutiva saliente y a su predecesor, Cándido Méndez, el "trabajo extraordinario" desempeñado en los últimos años. "La UGT es hoy lo que es gracias a vuestro trabajo. Con toda seguridad en los próximos años se verá grandeza de tu liderazgo al frente de UGT y del sindicalismo en nuestro país", ha reconocido Álvarez a Méndez.
En cualquier caso, el nuevo líder de UGT ha asegurado que su equipo va a transformar el sindicato "sin ruptura", porque "hay continuidad, pero va a ser un punto y aparte para profundizar en las estructuras".
En este sentido, ha explicado que el paso de seis federaciones a tres al término del Congreso "no es un proceso de centralización, sino de descentralización", y ha remarcado que los sectores "tienen que ser un instrumento fundamental de acción sindical".
Para ello, la nueva Comisión Ejecutiva tendrá de plazo hasta el próximo 22 de mayo para acometer el proceso de integración, y, según Álvarez, trabajar para que sean procesos "que respeten plenamente lo aprobado en el Congreso".
"Ha llegado el momento de avanzar en la participación porque no solo es importante conocer el grado de opinión de delegados, que es en nombre de quien negociamos, sino que es muy importante que el sindicato tenga la obligación de movilizarse, de explicar el porqué y en qué condiciones negociamos", ha puntualizado.
Asimismo, ha abogado por que los debates "sean públicos y transparentes para todos" y ha mostrado su compromiso a que "cualquier acuerdo de carácter confederal importante, transcendente, se someterá a referendo de los delegados" ya que "no hay ninguna excusa para hacerlo".
Igualmente, puso en valor el plan de viabilidad propuesto para el futuro, que "debe poner a cada organización del sindicato en su sitio", y que incluirá un plan de ahorro en la dirección confederal. Propondrá de la misma manera a las federaciones sectoriales estatales que apliquen uno, con el objetivo de que "los recursos lleguen al servicio de los afiliados".
También ha avanzado que convocará al resto de organizaciones sindicales, empresariales, a los colegios profesionales, a las universidades y a los centros de formación para hacer un plan estratégico por la industria, ya que "este país lleva demasiado tiempo sin políticas industriales", con el fin de "saber dónde se van a crear los puestos de trabajo en el futuro".