Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Amp) Bruselas cree que el rescate apuntaló la estabilidad financiera pero reclama más consolidación fiscal

La Comisión Europea detecta cierta "fatiga de reformas" y advierte de que una recuperación sostenible es posible "si no se frena el proceso de ajustes"
La Comisión Europea ha publicado este viernes un informe de evaluación del programa de asistencia financiera de España en el que destaca que la aplicación de las medidas pactadas "apuntaló la estabilidad macrofinanciera", aunque también subraya que a pesar de los "significativos ajustes" de los últimos años será necesaria una mayor consolidación fiscal para reducir la deuda pública.
"El impacto exacto del programa es difícil de cuantificar en ausencia de un hipótesis de contraste, pero la implementación de las medidas del programa apuntalaron la estabilidad macrofinanciera", recalca el estudio, que además asegura que, la aplicación fue "rápida y robusta", con las medidas más importantes concentradas en 2012. "Las reformas fueron efectivas para alcanzar los objetivos en un periodo corto de tiempo", apunta.
En este sentido, el Ejecutivo comunitario destaca que al alcanzar los objetivos del rescate bancario se evitó un "desapalancamiento desordenado" que "habría tenido consecuencias dañinas para el sector financiero y para toda la estabilidad macroeconómica".
Bruselas manifiesta que los indicadores financieros muestran una mejora general en la solvencia, la rentabilidad y la financiación de los costes del sector bancario, mientras que la tendencia negativa en la contracción del crédito esta mostrando "signos de reversión gradual". "Los bancos llevaron a cabo una reducción ordenada de su exposición al sector inmobiliario, bajó su dependencia a la liquidez del BCE y se reforzó la identificación de riesgos y los mecanismos de gestión de crisis", especifica.
En cuanto al reparto de las cargas durante la implementación del programa, el análisis admite que hubo "cierto grado de discreción". Entre otros factores, señala que muchos propietarios de instrumentos híbridos eran pequeños inversores que en muchos casos desconocían los riesgos de algunos de estos productos, como las preferentes.
Por este motivo, aunque apunta que las decisiones para determinar el nivel de quitas "parecen razonables", una mayor transparencia y una comunicación clara sobre la distribución de las carbas "habría mejorado notablemente la percepción" de los consumidores sobre estas decisiones.
MÁS CONSOLIDACIÓN FISCAL.
Por otro lado, el Ejecutivo comunitario afirma que mientras que han mejorado la mayor parte de los desequilibrios internos y externos, y a pesar de los "significativos ajustes" que se han llevado a cabo, la corrección tiene que continuar en los próximos años pese a que detecta cierta "fatiga de reformas" y indica que la recuperación solo puede ser sostenible "si no se frena el proceso de ajustes".
Así, la Comisión Europea destaca que España abandonó el programa de asistencia financiera aún con niveles altos de deuda pública y de déficit fiscal. "A pesar de los ajustes de los últimos años en flujos económicos clave, sería necesaria una mayores esfuerzos de consolidación para conseguir una deuda pública a la baja".
En la misma línea, advierte de que el decreciente stock de crédito y los "elevados pero decrecientes niveles" de préstamos dudosos y los activos embargados "suponen riesgos para la rentabilidad de los bancos". Por otro lado, Bruselas mantiene que el "alto desempleo estructural", la dualidad en el mercado de trabajo y la ausencia de economías de escapa en el amplio número de empresas pequeñas frenan el crecimiento a medio plazo.
A esto, el estudio añade que todavía están pendientes de aprobar "reformas clave" como la de servicios profesionales y asociaciones profesionales, que de no haber sido retrasadas, "podrían haber tenido un impacto positivo en el crecimiento de la productividad".
EL PAPEL DE LA SAREB Y DEL CONTEXTO EUROPEO.
En su análisis, la Comisión Europea destaca la "rápida" trasmisión de activos tóxicos desde los bancos a la Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (SAREB), que permitió a su vez acelerar el proceso de recapitalización bancaria. No obstante, la transferencia de las tareas de gestión y la instalación de equipos de trabajo fue lenta y provocó algunas "ineficiencias".
Además, el estudio critica que la implementación de la ley de cajas de ahorro, aprobada en diciembre de 2013, acumuló "largos retrasos" y que una aplicación "más rápida" podría haber contribuido a eliminar cualquier duda sobre la debilidad en la gobernanza de estas entidades.
De la misma forma, Bruselas afirma que el éxito del programa debe enmarcarse en el contexto de una serie de acciones externas en la UE y en la Eurozona de especial importancia, entre las que ha recalcado los pasos llevados a cabo hacia la unión bancaria y el plan de compras ilimitadas de deuda pública (OMT por sus siglas en inglés) que anunció el presidente del BCE, Mario Draghi, en verano de 2012.