Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Amp) Currás expresa su "satisfacción" por el cierre de 2013, que muestra que la política fiscal es "correcta"

Señala que el desvío en el déficit se debe a las políticas sociales y a los compromisos asumidos con administraciones como la UE
La secretaria de Estado de Presupuestos, Marta Fernández Currás, ha mostrado este martes su "satisfacción" por el resultado de la ejecución de las cuentas públicas el año pasado que, a su entender, demuestra que la política fiscal que está aplicando el Gobierno es "correcta".
Durante su comparecencia cuatrimestral ante la Comisión de Presupuestos del Congreso, Currás ha defendido que los datos de cierre del ejercicio "indican claramente que las medidas aplicadas por el Gobierno y que ha animado a tomar al resto de administraciones públicas a través de la Ley de Estabilidad están funcionando", y que ya se "notan sus efectos" tanto en la economía como en la credibilidad de la que goza el país a nivel nacional e internacional.
Además, ha señalado que los primeros datos de la ejecución presupuestaria de 2014 "corroboran y reafirman que ésta es la senda que conduce de nuevo al crecimiento y la generación de empleo", aunque no ha ofrecido ninguna cifra sobre el déficit acumulado en los tres primeros meses de este ejercicio.
En cualquier caso, la secretaria de Estado ha rechazado cualquier tipo de "triunfalismos" porque "por supuesto aún queda muchísimo por hacer", si bien ha insistido en la "objetividad incontestable" de unos datos que muestran "una fotografía de España y de una sociedad que ha cambiado el rumbo, que ha detenido la caída libre que padecía, que ha frenado en seco su deterioro y que ha comenzado, bien que tímidamente, su recuperación". "No hay otra forma de interpretarlos si no es desde el empecinamiento demagógico", ha apostillado.
EL OBJETIVO DE DÉFICIT SE CUMPLE
A renglón seguido, Currás ha pasado a desgranar los datos de déficit de las administraciones públicas en 2013, que el Ministerio de Hacienda ya dio a conocer la semana pasada. Así, ha recordado que frente al objetivo de 68.340 millones de desfase (6,5% del PIB) el cierre presupuestario ha arrojado un déficit de 67.755 millones, 585 menos de lo previsto aunque doce centésimas por encima del objetivo.
No obstante, ha asegurado que esta "ligera desviación" se verá "corregida en los próximos meses" gracias a la "revisión metodológica del PIB que hará Eurostat para todos los países de la UE".
Desglosado por niveles administrativos, la Administración General del Estado cerró el año con un déficit del 4,33%, las comunidades autónomas con un 1,54% y la Seguridad Social con un 1,16%, frente al superávit del 0,41% que consiguieron los ayuntamientos. Por su parte, las ayudas financieras de 2013 ascendieron a un 0,46% del PIB, si bien "no computan a efectos del cumplimiento del objetivo de déficit fijado", ha recordado Currás.
En este sentido, la secretaria de Estado ha justificado la desviación de la Administración central apelando a "la ejecución de las políticas sociales", ya que el Estado tuvo que transferir el año pasado casi 30.000 millones de euros a la Seguridad Social: 16.396 millones para el Servicio Público de Empleo y los 13.401 millones restantes al pago de pensiones no contributivas y de los complementos a mínimos.
"La Administración central es la principal garante del Estado del Bienestar, y ese compromiso de solidaridad con las políticas sociales es el motivo más importante de esa desviación del objetivo de déficit", ha insistido.
Además, ha recordado que el Gobierno central también ha "ayudado a que las comunidades autónomas tuvieran mejores resultados, soportando el Estado la pérdida de ingresos tributarios", y ha señalado que el año pasado también hubo que afrontar "compromisos adquiridos con otras administraciones públicas como la UE", que por un "defecto en la previsión del presupuesto comunitario", obligó a España a ejecutar "una cuantía superior a la prevista en las transferencias" a Bruselas.
MENOS DÉFICIT ESTRUCTURAL
A renglón seguido, Currás ha destacado una "realidad más importante" aún sobre el "camino realizado", como es la reducción del déficit estructural, cuyo objetivo del 1,1% se ha "superado con creces" ya que la caída fue del 1,56% el año pasado. "Como consecuencia, España alcanza por primera vez desde 2007 un superávit estructural primario del 1,13%, tras reducir el déficit estructural primario en un 1,9%", ha añadido.
En este punto, la responsable de Presupuestos ha subrayado que estos "buenos resultados" han sido posibles "gracias al esfuerzo de todos" y a pesar de que 2013 fue un año de una "fuerte contracción económica". "Esto demuestra que la política fiscal es correcta. Incluso en un año tan recesivo, con una caída del PIB del 1,2% que hubiera llevado por sí solo a aumentar el déficit, se ha seguido reduciendo gracias a las medidas de consolidación fiscal", ha insistido.
Junto a los datos de déficit, Fernández Currás ha puesto en valor la corrección de otros desequilibrios macroeconómicos durante el año pasado, lograda gracias a la consolidación fiscal y a las reformas estructurales aprobadas, que han permitido "aumentar la flexibilidad y la competitividad de la economía española".
"Desde el inicio de la crisis, nunca iniciamos un ejercicio con semejante corrección de los desequilibrios macroeconómicos en todos los campos. Perdimos cuatro años pero en dos hemos dado prácticamente la vuelta a la situación", se ha congratulado.
Y es que desde el segundo semestre del año pasado las tasas trimestrales de crecimiento económico son positivas "aunque modestas", pero "permiten afirmar que España ha dejado atrás la recesión y que su situación es radicalmente distinta a la de hace solo un año", tal y como confirman los organismos internacionales, comenzando por la Comisión Europea (CE), que ha doblado hasta el 1% la previsión de crecimiento para este año y que "ha reconocido que la mejora en las perspectivas deberían permitir a España cumplir holgadamente el objetivo de 2014".
GOBIERNO SIN INTERESES DE PARTIDO
Así, Fernández Currás considera que los buenos datos se deben a que "se han adoptado medidas, se ha ejercido el gobierno y la gestión de la forma adecuada, no sujeta a los intereses de un partido ni con la vista puesta en el aplauso, sino en la urgente necesidad de frenar la caída y de comenzar la recuperación".
"La estrategia económica empieza a dar sus frutos: desde el inicio de la crisis nunca la economía española había comenzado ningún ejercicio con una corrección tan clara de sus desequilibrios macroeconómicos. Los indicadores son positivos en casi todos los campos: el sector exterior, las cuentas públicas, el sector financiero e incluso el mercado laboral, que muestra unos primeros signos que invitan a la esperanza", ha dicho, en referencia a los datos de afiliación en marzo, conocidos la pasada semana.
Por último, Currás ha insistido en que aunque "los datos son tozudos" y reflejan claramente una "mejora" de la situación, esta incipiente recuperación no es "suficiente ni definitiva, pero sí neta". Además, ha puesto en valor que la decisión del Ejecutivo comunitario de sacar a España del grupo de países con desequilibrios excesivos supone que mantener los ajustes los desequilibrios que aún quedan "continuarán reduciéndose gradualmente".