Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Amp.) Economía destaca el reconocimiento del compromiso reformista del Gobierno que hace Fitch

((Esta noticia corrige un error deslizado en el titular de la anterior sobre el mismo tema))
El Ministerio de Economía y Competitividad ha celebrado la decisión de Fitch de elevar en un escalón la calificación de España, desde 'BBB' a 'BBB+' con perspectiva 'estable', y ha destacado el reconocimiento de la agencia de calificación al compromiso reformista del Gobierno.
"Desde el Ministerio de Economía valoramos muy positivamente estos avances, en especial, el reconocimiento del compromiso reformista del Gobierno", señala el Ministerio dirigido por Luis de Guindos.
En este sentido, asegura que la continuidad de estas reformas "dará solidez a la recuperación económica", lo que ayudará a la contención del déficit y permitirá la creación neta de empleo este mismo año.
Economía recuerda que Fitch es la segunda agencia de entre las grandes que mejora la calificación de la deuda española, después de que Moody's lo hiciera en febrero pasado. La siguiente será Standard & Poor's, que revisará el rating de España el próximo 23 de mayo.
En su decisión, Fitch destaca la mejora en las condiciones de financiación de la economía, la mayor certidumbre en cuanto a las previsiones macroeconómicas y los menores riesgos en el sector financiero.
Asimismo, también valora el ajuste que se ha producido en el sector exterior y las reformas estructurales llevadas a cabo en ámbitos como el mercado laboral, el sistema de pensiones, la consolidación fiscal y el sector financiero.
La agencia también subraya que el desempeño fiscal de España en los últimos dos años ha sido "fuerte", ya que el déficit, excluyendo las ayudas a la banca, ha descendido un 2,5% en 2012-2013 a pesar de la caída del PIB nominal del 2,2% registrada en el mismo periodo.
Otro de los aspectos que ha tenido en cuenta Fitch para mejorar la calificación de España es el ajuste de la balanza de pagos impulsado por un "robusto" comportamiento de las exportaciones, así como por la contracción de la demanda interna.
A este respecto, resalta que cerró 2013 con un superávit por cuenta corriente del 0,8% del PIB, el primero en casi tres décadas, lo que podría ayudar a reducir la elevada deuda neta exterior (92% del PIB) en el medio plazo.
Asimismo, también defiende que las reformas económicas estructurales llevadas a cabo por las autoridades españolas desde el inicio de la crisis en campos como el mercado laboral, el sistema de pensiones, el marco fiscal o el sector financiero han "mejorado las perspectivas a más largo plazo" del soberano.