Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Amp.) Nueva Pescanova descarta la entrada de un socio industrial y aparca su salida a Bolsa

La junta de la pesquera da luz verde a su nuevo consejo de administración para una "etapa de crecimiento y normalidad"
El presidente de Nueva Pescanova, Jacobo González-Robatto, ha comunicado que la pesquera no tiene "absolutamente ningún plan" previsto para cotizar en Bolsa próximamente, y ha descartado igualmente la entrada de algún socio industrial al menos en los próximos 2 ó 3 años, ya que la empresa no tiene "ninguna necesidad" y se encuentra "en una posición de liquidez muy buena".
Así lo ha manifestado en la sede de Chapela (Redondela) en una rueda de prensa posterior a la junta general extraordinaria de accionistas de Nueva Pescanova, que ha nombrado este jueves al nuevo consejo de administración, con Ignacio González como su consejero delegado, en un "primer paso" para que la compañía entre en "una etapa de crecimiento y normalidad".
Jacobo González-Robatto ha subrayado que cotizar está "fuera del plan" y aunque ha dicho que "en 3 ó 4 años" le "encantaría", ha recordado que para ello Nueva Pescanova tiene que ser una compañía "absolutamente autónoma" y "hoy en día no lo es". En este marco, Ignacio González ha apuntado que la empresa se encuentra en una situación "con viento de cola".
En cuanto a una posible ampliación de capital, González-Robatto ha manifestado que esa decisión "no está tomada" y previsiblemente no se tomará hasta el verano, si bien ha adelantado que "seguro" que se va a necesitar y lo que está pendiente es "cuándo y cuánto", para lo que primero necesitan contar con un balance sobre la estructura patrimonial --para ello están realizando una 'due-dilligence' de adquisición que acabará la primera semana de marzo--.
Asimismo, ha reconocido que Ignacio González tendrá que afrontar en su cargo la elaboración de un nuevo plan de negocio, aunque para el mismo no hay "ninguna prisa ni ninguna obligación de hacerlo público". A esta tarea, el propio consejero delegado ha añadido la de negociar los convenios con los trabajadores, donde ha refrendado que el "compromiso con el empleo es firme".
Así, ha ratificado su "compromiso con el empleo, basado en el consenso con los representantes de los trabajadores y la negociación y teniendo en cuenta ese manto de competitividad que tiene que garantizar la supervivencia de la compañía".
Sobre el crédito 'supersenior' de 125 millones de euros activado por la banca, una inyección de liquidez que ha avivado la batalla interna en la compañía, González-Robatto ha defendido que no tuvo "más remedio que solicitarlo" y es una "obligación del convenio" que asumió el anterior consejo y que Nueva Pescanova "no tiene más remedio que cumplir".
NUEVO CONSEJO DE ADMINISTRACIÓN
El presidente ha informado de que en la junta general extraordinaria de accionistas celebrada este jueves no ha habido "ninguna discrepancia" y "prácticamente todos los acuerdos" fueron tomados por "grandes mayorías". Entre ellos, ha mencionado los nombramientos del nuevo consejo de administración, que fueron "aprobados unánimemente".
Así, se confirma que el órgano de dirección de la compañía gallega se compone de 12 miembros, entre los que se encuentran, además de Ignacio González y Jacobo González-Robatto, Elena Salgado, la que fuera vicepresidenta económica con el último Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero; y Antonio Couceiro, que fue una persona destacada en el PP de Fraga.
La banca que controla el 80% de la firma gallega también ha consensuado la entrada de Ramón Mas, un hombre vinculado a la familia catalana de los Lara; Mariano Riestra, ex alto cargo en el banco alemán Commerzbank; Fernando Valdés, ex de Campofrío, donde coincidió con Ignacio González; y José Luis Sáenz de Miera, expresidente de Cementos Portland.
A ellos se suman también Ricard Iglesias, exvicepresidente de JP Morgan España; y Miguel Ruíz-Gallardón García de la Rasilla, quien es notario y ejerce como árbitro de la Corte de Arbitraje de la Cámara de Comercio de Madrid. A mayores, hay dos consejeros procedentes de la antigua Pescanova, que son Alejandro Legarda y Fernando Herce.
Sobre la elección de los consejeros, González-Robatto ha indicado que "ninguno" de los que se propuso dijo que no y ninguno salvo él es empleado del G7 y ha explicado que no fueron seleccionados "por compromisos", sino enfocado a que puedan "aportar valor añadido al equipo". Además, ha admitido que Ignacio González era su favorito y está "orgulloso" de su incorporación.
En cuanto a la entrada de la exministra Elena Salgado, ha criticado que hay "mucho estigma" y ha considerado "estupendo" que se haya unido al consejo, puesto que es ingeniera industrial, fue ministra de Sanidad y Consumo y llegó a negociar "más de 200 convenios colectivos".
Según ha explicado el presidente, el consejo va a contar con tres comisiones "muy fuertes": Comercial y de estrategia, presidida por Fernándo Valdés y con Ramón Mas; finanzas y auditoria, presidida por José Luis Sáenz de Miera, y con Mariano Riestra, y Ricard Iglesias; y corporativa, presidida por Miguel Ruiz-Gallardón, y con Elena Salgado y Antonio Couceiro.
RETOS DE FUTURO
Ignacio González ha agradecido la confianza que se ha depositado en él y el "cariño" que le demuestran los empleados --a los que ha reconocido su "mérito por no fallar en la crisis"--, y ha dicho sentirse "orgulloso de liderar esta gran empresa gallega emblemática a nivel mundial", en la que se enfrenta a una "tarea gigantesca" pero donde espera juntar los 'mimbres' para "volver a construir un gran cesto que va a ser Nueva Pecanova".
En este marco, se ha comprometido a esforzarse para no defraudar a los accionistas, clientes y consumidores y ha trasladado un "mensaje súper positivo hacia el futuro" por el que construirán la Nueva Pescanova sobre la herencia de Pescanova, pero "centrada en el consumidor del siglo XXI, que tiene nuevos hábitos y es más exigente".
El nuevo consejero delegado ha reconocido que de momento está "conociendo los activos" pero lo que se ha encontrado hasta ahora supone "sobre todo buenas noticias". Así, ha dicho que hay una "fuerza de pesca y acuicultura difícilmente igualable por los competidores"; que cuentan con fábricas competitivas; y que están haciendo inventario del estado de la flota, que sigue pescando.
González ha dicho estar "absolutamente convencido" de que la acuicultura desde el ángulo de hacer crecer el mercado es una "excelente idea" porque "todos los números de crecimiento están en productos provenientes de la acuicultura", y ha apuntado que no se puede "generalizar sobre la acuicultura el éxito o fracaso de una determinada especie".
Así, ha contrapuesto al langostino 'Vannamei' respecto al rodaballo, y ha sostenido sobre esta última especie que están estudiando ese mercado "en profundidad para ver cómo, dónde y cuánto se puede vender" y en función de eso "tener una capacidad productiva en consecuencia y que el mercado crezca por encontrar nuevas formas de consumo".
ANTIGUA Y NUEVA PESCANOVA
Como portavoz de la antigua Pescanova, Fernando Herce ha realizado este jueves un discurso, al que ha tenido acceso Europa Press, por el que ha ratificado la colaboración de Pescanova S.A. en la etapa que se abre en la Nueva Pescanova, así como su vocación por conseguir que la empresa pueda volver a cotizar.
Para ello, ha abogado por buscar soluciones para preservar el valor de la compañía y ha exigido al nuevo consejo de administración que contemple como tema prioritario analizar los antecedentes y consecuencias de asumir el crédito 'supersenior', que ha considerado que no era necesario ni obligatorio, y que avisa que supondrá un "efecto negativo" sobre el patrimonio.