Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Amp) El Santander se suma a BBVA y Bankia y emite cédulas hipotecarias a diez años por 1.000 millones

El apetito de los inversores por captar deuda corporativa española no decae pese al incierto panorama político del país
Banco Santander ha colocado una emisión de cédulas hipotecarias a 10 años por importe de 1.000 millones de euros, según han informado a Europa Press en fuentes del mercado.
La entidad presidida por Ana Botín sigue así la estela de BBVA y Bankia, que abrieron recientemente el mercado. Las tres entidades han colocado en total 3.000 millones en deuda en tres días. Además, la filial española de Deutsche Bank ha anunciado esta tarde una emisión de cédulas hipotecarias a siete años por importe de 500 millones de euros.
En concreto, el precio de la emisión del Santander se ha situado en 65 puntos básicos sobre 'midswap', el tipo de referencia del mercado para este tipo de operaciones, mientras que el cupón se ha fijado en un 1,5%.
Por geografías, los inversores de Alemania y Austria han captado el 41% de la emisión, los de la zona de Iberia el 17%, Francia el 14% y de Bélgica, Holanda y Luxemburgo el 9%. La emisión se ha repartido también entre Italia (8%), Reino Unido e Irlanda (2%) y Suiza (1%).
En cuanto al tipo de inversor, las gestoras han aglutinado el 42% de la emisión realizada por el Santander, los bancos centrales e instituciones oficiales el 39%, los bancos el 10% y las aseguradoras el 9%.
Las primeras emisiones de deuda de los bancos españoles en 2016 se producen en medio de las negociaciones para intentar formar un nuevo gobierno y con la probabilidad de convocar otras elecciones generales ante si los partidos con más respaldo parlamentario no logran alcanzar acuerdos.
Pero esta incertidumbre política no está minando de momento el apetito de los inversores por captar deuda corporativa española y tampoco bonos soberanos, como prueba la primera subasta del año del Tesoro Público, que colocó por sorpresa 9.000 millones en una nueva referencia a 10 años.
El pasado lunes BBVA colocaba 1.000 millones de euros en deuda senior a cinco años a un precio de 85 puntos básicos sobre midswap, mientras que Bankia emitía este martes también 1.000 millones pero en cédulas hipotecarias a cinco años a un precio de 65 puntos básicos sobre midswap.