Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Amp) Xunta deniega a Ferroatlántica la segregación de actividades para la venta de centrales hidroeléctricas

Sostiene que la solicitud no cumple con los requisitos que marca la legislación
La Xunta de Galicia ha denegado la solicitud de Ferroatlántica para segregar las actividades industriales y energéticas y así poder vender las centrales hidroeléctricas que explota en la Costa da Morte, de los ríos Xallas y Grande.
La Xunta, a través de Augas de Galicia, tenía la última palabra sobre la segregación planteada por Ferroatlántica en sus negocios hidroeléctricos y de aleaciones y este miércoles ha informado a los alcaldes y a los representantes de los trabajadores de que esta petición no cumple con los requisitos necesarios que fija la legislación.
Fue el propio presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, quien comunicó esta decisión por teléfono a alcaldes de la comarca, mientras que el conselleiro de Industria, Francisco Conde, fue el encargado de trasladárselo al comité de empresa.
En un comunicado, la Xunta explica que, tras evaluar en detalle la solicitud de la empresa, dictaminó que no se cumplen los requisitos legales para eliminar la condición esencial prevista en la concesión, que consiste fundamentalmente en garantizar el mantenimiento de la actividad industrial.
Los trabajadores de la Costa da Morte emprendieron una serie de movilizaciones, apoyados por alcaldes de la comarca, para rechazar la segregación entre las fábricas de ferroaleaciones y las centrales eléctricas gallegas porque veían amenazada la continuidad de sus empleos.
INTERÉS PÚBLICO
El Gobierno gallego, que resalta que su decisión está amparada por la Asesoría Xurídica, señala que el proceso planteado por la empresa no reunía las condiciones necesarias ni cumplía los requisitos legales para suprimir las condiciones vigentes en la concesión, que tiene por finalidad garantizar el mantenimiento de la actividad industrial y los puestos de trabajo en la comunidad. "Carece de las condiciones que establece la propia concesión de velar por el interés público", concluye la Xunta.
El Ejecutivo autonómico señala que tuvo en cuenta la argumentación presentada por la empresa y por los representantes de los trabajadores en las últimas semanas. "La Administración autonómica evaluó en detalle estas alegaciones, actuando con la máxima responsabilidad y siendo lo más garantista posible durante todo el proceso", reivindica.
Por su parte, la empresa aún no se ha pronunciado, pero antes de conocerse la decisión definitiva de la Xunta había advertido que una decisión en contra sería "lesiva" para los intereses generales de Galicia porque impediría llevar a cabo inversiones previstas.
Ferroglobe, la multinacional en la que está englobada la firma dueña de las fábricas de Cee, Dumbría y Sabón, había presentado un plan con una inversión de 100 millones de euros para la creación de 22 empleos directos y 300 indirectos.