Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Amp) El déficit del Estado cayó un 16,8% hasta septiembre y sumó 37.016 millones, el 3,4% del PIB

Carbajo dice que el Estado va en "la senda correcta" y espera, "por el bien de todos", que el resto de administraciones también cumplan
El déficit del Estado se situó en 37.016 millones en los nueve primeros meses del año, el 3,42% del PIB, lo que supone un 16,8% menos que en el mismo periodo de 2010, cuando alcanzó los 44.496 millones, según ha adelantado el secretario de Estado de Hacienda, Juan Manuel López Carbajo.
La cifra de septiembre es la primera que se calcula con referencia a la nueva base 2008 incorporada por el INE en cumplimiento de la normativa comunitaria que obliga a todos los países de la Unión a publicar los datos en función de esta nueva base que ha modificado la contabilización del PIB, que se toma como referencia para calcular el déficit público.
Así, ha supuesto una serie de cambios metodológicos que afectan al registro de los impuestos y a la imputación de los gastos, con el objetivo de atenuar el componente estacional de los datos de avance de la ejecución presupuestaria.
En términos cuantitativos, estos ajustes se traducen en un adelanto temporal del saldo negativo acumulado por las cuentas estatales hasta el mes de septiembre por valor de 7.542 millones, aunque según el Ministerio, este desequilibrio se irá atenuando en el último trimestre hasta no tener efecto en el saldo final de diciembre.
De hecho, Carbajo ha asegurado que la cifra de déficit calculada con la antigua metodología se situaría en 29.474 millones, el 2,72% del PIB frente a los 36.373 millones del ejercicio precedente, un 19,4% menos. Aún así, el secretario de Estado ha asegurado que la cifra de septiembre sigue la "senda correcta" de reducción planteada por el Ejecutivo.
Carbajo ha insistido en que lo "importante" ahora es seguir haciendo esfuerzos para reducir el déficit, aunque el Gobierno no tiene previsto tomar nuevas medidas para hacerlo. Además, ha resaltado la importancia de que el resto de administraciones también sigan haciendo esfuerzos, ya que la reducción del déficit es un "objetivo compartido", aunque cree que las comunidades "han entendido" el mensaje del Gobierno.
"No sé hacer futurología", ha dicho Carbajo, al ser preguntado por si se reducirá el déficit público al 6% al final de año, aunque ha insistido que el Estado va "en la senda correcta" y ha asegurado que espera, "por el bien de todos", que todas las administraciones cumplan. "Si alguno tiene una desviación positiva, mejor", ha añadido.
El déficit registrado entre enero y septiembre fue consecuencia de unos pagos que se situaron en 112.538 millones de euros, un 16,8% menos, mientras que los ingresos sumaron 75.522 millones de euros, un 16,7% menos.
En términos de caja, que computa los ingresos y gastos que efectivamente se han realizado durante el periodo, el Estado alcanzó un déficit de 31.081 millones de euros, inferior al déficit de 37.939 millones de 2010.
LOS INGRESOS TRIBUTARIOS CRECEN UN 0,5%.
Los ingresos no financieros totales acumulados durante los primeros nueve meses del año, que no se ven afectados por el cambio de metodología, ascendieron a 129.443 millones de euros, lo que supone un ligero incremento del 0,8% respecto a los obtenidos en el mismo periodo de 2010. Los ingresos tributarios, los más significativos, alcanzaron los 118.793 millones, un 0,5% más que un año antes.
En este sentido, Carbajo ha asegurado que espera una mejoría de los ingresos tributarios en la última parte del año gracias al mejor comportamiento que pueden registrar algunos impuestos, como Sociedades, el IVA o el IRPF.
En concreto, la recaudación por impuestos indirectos se elevó a 63.939 millones de euros, un 0,4% más que en 2010, mientras que los impuestos indirectos presentaron un crecimiento del 0,5%, hasta 54.854 millones. El resto de los ingresos no financieros reportó 10.650 millones.
Por figuras, el IRPF acumuló una recaudación de 51.483 millones, lo que supone un aumento del 4,1% gracias a las medidas de consolidación fiscal aprobadas por el Gobierno, como la supresión de la deducción de 400 euros o la subida del tipo de retención a las rentas más altas.
El Impuesto de Sociedades, por su parte, ingresó 9.941 millones de euros, un 12,3% menos, debido al descenso de los pagos fraccionados del mes de abril y de las liquidaciones anuales de 2010. Estas caídas están influidas por algunas medidas como la libertad de amortización o la posibilidad de compensar las bases imponibles negativas de años anteriores.
EL IVA CAE EN SEPTIEMBRE.
En el capítulo de impuestos indirectos, el IVA aportó 38.136 millones entre enero y septiembre, un 1,9% más después de dejar atrás el impulso positivo que supuso la entrada en vigor de la subida de tipos. De hecho, Carbajo ha admitido que el IVA ha bajado un 4,9% en septiembre, aunque ha confiado en que la buena evolución que están registrando las ventas de las grandes empresas, que crecieron un 3,8% entre julio y agosto, mejoren datos de este impuesto en lo que queda de año.
Los Impuestos Especiales, por su parte, recaudaron 14.475 millones, un 3% menos que en el mismo periodo de 2010, principalmente por el descenso del 6% en la recaudación del Impuesto sobre el Hidrocarburos por el menor consumo de carburantes. También destaca el Impuesto sobre las Labores del Tabaco, que ha crecido un 1,4%.
En lo que se refiere a los pagos no financieros, sumaron 105.163 millones, un 19,5% menos, debido a la disminución de las transferencias corrientes a las comunidades. La reducción afecta prácticamente a todas las partidas, como reflejo de las medidas de contención del gasto.
En concreto, las inversiones reales cayeron un 26,9%, las transferencias de capital bajaron un 35,5% y los gastos de bienes y servicios se redujeron un 10,1%, mientras que los gastos de personal crecieron un 0,9% por el efecto de la paga a pensionistas de enero para compensar la desviación del IPC y los sueldos y salarios del personal activo bajaron un 3,3%.