Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Amp.) La tasa de paro bajará del 20% este año, pero tardaría 10 más en volver a niveles precrisis, según OIT

La organización cree que hay margen para subir el SMI un 10% en tres años sin penalizar el empleo
La tasa de paro en España descenderá al 19,5% en 2016 desde el 21,2% actual, y caerá dos décimas adicionales en 2017, hasta el 19,3%, según el anexo dedicado a España dentro del informe 'Perspectivas Sociales y del Empleo en el Mundo: Tendencias 2016' de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).
Este organismo, que espera que la tasa de paro cierre las estadísticas del 2015 en el 21,9%, señala que se trata de una "modesta mejora" y anticipa que, de mantenerse la tendencia observada en la tasa de desempleo de los últimos años, "España tardaría al menos 10 años en volver a los niveles de antes de la crisis".
Además, la OIT precisa en su informe que la creación de empleo será del 0,9% este año y se estancará el próximo.
En paralelo, la tasa de población activa descenderá ligeramente hasta situarse en el 58,2% y el 58% en estos dos años, mientras que la productividad será la que repunte, un 1,7% en 2016 y un 2,2%, respectivamente.
El director del Instituto Internacional de Estudios Laborales de la OIT, Raymond Torres, ha señalado que el crecimiento económico en España "es real" y está llevando a una reducción del desempleo, en un entorno de tipos de interés y precios del petróleo "favorable".
Sin embargo, ha añadido que "los desafíos aún siguen siendo importantes" y que "la situación de España es de las peores en el mundo desarrollado" si se atiende a parámetros actuales como las tasas de temporalidad, el desempleo juvenil o la pobreza laboral.
Por su parte, el director de la OIT para España, Joaquín Nieto, ha señalado que "no está habiendo una recuperación social" a la vista de la precariedad del empleo y del crecimiento de los trabajadores en riesgo de pobreza.
Por ello, ha avisado de que la recuperación social no vendrá automáticamente de la económica, sino que son necesarias políticas específicas centradas para propiciarlo. "La lucha contra la pobreza es ya una obligación del Gobierno, porque el 1 de enero entraron en vigor los objetivos de desarrollo sostenible de la ONU y el primero es acabar con la pobreza en todas sus modalidades", ha recordado.
HAY MARGEN PARA SUBIR EL SMI UN 10%.
Más concretamente, Torres ha desgranado las posibles políticas a desarrollar para mejorar la calidad del empleo y la vida de los españoles en plena recuperación. Así, ha asegurado que existe margen para subir el salario mínimo interprofesional (SMI) un 10%, hasta los 720,7 euros mensuales en un horizonte de tres años sin penalizar por ello la creación de empleo.
"No se puede subir el SMI demasiado a corto plazo, tiene que ser una subida gradual y anunciada en el tiempo para ayudar a las empresas a ajustarse", ha precisado Torres, para argumentar después que países como Alemania y Reino Unido han introducido salarios mínimos en su economía en las últimas décadas sin perjudicar al mercado de trabajo. "Incluso puede mejorar la demanda interna y aportar al crecimiento económico", ha añadido.
Por otro lado, ha llamado a evaluar los resultados de las últimas reformas laborales antes de emprender cambios, con la convicción de que es el crecimiento económico el que genera empleo y el estricto cumplimiento de la normativa el que preserva su calidad. En todo caso, ha señalado que es "crucial" que cualquier cambio en las leyes laborales sea acordado con los agentes sociales para que sean efectivos.
En este sentido, Torres ha señalado que consolidar la recuperación económica pasa por facilitar el crecimiento de las pymes, con mayor apoyo por parte de las entidades financieras, adoptar políticas en favor de la innovación y poner el acento en la formación de los jóvenes.
La OIT también demanda un mayor protagonismo de las políticas activas de empleo y disponer de mayor número de orientadores en los servicios públicos de empleo para mejorar la empleabilidad de los parados.
En este punto, Torres ha dicho que la supresión de orientadores en los últimos años es "lo contrario de lo que había que hacer" y ha recalcado que "las oficinas de empleo no están capacitadas para gestionar la Garantía Juvenil".
Por otro lado, el director del Instituto Internacional de Estudios Laborales de la OIT también ha denunciado la reducción de la cobertura de la negociación colectiva tras la reforma laboral y ha apostado por impulsarla.
LA SITUACIÓN POLÍTICA NO INFLUYE EN EL EMPLEO.
Preguntados sobre si la actual situación de incertidumbre política podría frenar la economía española y la creación de empleo, Torres ha señalado que, al contrario, "es positivo" que haya actualmente una amplia representación política en el Parlamento y ha recordado que Bélgica no dejó de crear empleo en los dos años que estuvo sin Gobierno definido, entre 2010 y 2012.
Por su parte, Nieto ha señalado que "lo que ayuda mucho es la estabilidad social" y que "todo lo que esté orientado hacia mayor estabilidad social será muy bueno para la economía y para la política".