Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Amp.)PP atribuye a los sindicatos la propuesta de subir bases de cotización, que el Gobierno verá el viernes

El PP ha asegurado este martes que la propuesta de subir las bases máximas de cotización para incrementar los ingresos con los que la Seguridad Social hace frente al pago de las pensiones ha partido de los sindicatos, y ha señalado que el Gobierno "estudia ésta y otras" ideas pero que no se pronunciará hasta el viernes, cuando tomará una decisión al respecto en el Consejo de Ministros.
En la rueda de prensa posterior a la Junta de Portavoces del Congreso, el diputado 'popular' Alfonso Alonso ha sido preguntado por la posibilidad de volver a subir las cuantías de las bases máximas de cotización por segundo año consecutivo para aumentar así los ingresos del sistema, de modo que pueda aplicarse a las pensiones la mayor revalorización posible en 2014.
"La propuesta parte de los agentes sociales, de los sindicatos, que están planteando quitar ese tope a las cotizaciones máximas como vía de ingresos para el sistema. El Gobierno estudia ésa y otras propuestas, las tiene en consideración, pero no cerrará una decisión hasta el Consejo de Ministros del viernes", ha afirmado el portavoz parlamentario.
TOMAR MEDIDAS PARA GARANTIZAR EL SISTEMA.
Además, Alonso ha aprovechado para defender una vez más la propuesta de modificación del índice de revalorización de las pensiones para desvincularlo del IPC que ha planteado el Ejecutivo, afirmando que ante las previsiones económicas y demográficas "hay que actuar" porque "si no se toman decisiones (España) no estará en condiciones de garantizar las pensiones futuras".
En este sentido, ha apuntado que el gasto en pensiones ha pasado de los 58.000 millones de principio de siglo a los 131.000 millones previstos para el año 2014, cuando la esperanza de vida habrá pasado de 68 a 72 años y los pensionistas sumarán un millón más. Mientras, el déficit de la Seguridad Social ha llegado a sumar 17.000 millones en un ejercicio como consecuencia también de la recesión.
Por eso, argumenta Alonso, el Ejecutivo ha planteado una reforma que "garantizará las pensiones actuales y futuras" para que "sigan siendo las base de la solidaridad", propuesta que va en línea con lo que están planteando otros países europeos como Francia, donde se acaba de elevar el periodo de cotización para acceder a la pensión máxima a 43 años. En cualquier caso, ha destacado que el objetivo del Gobierno es lograr un "acuerdo político y social" y que en ello está trabajando.
EXPROPIACIÓN A LOS PENSIONISTAS.
Por su parte, la portavoz parlamentaria del PSOE, Soraya Rodríguez, ha asegurado que su formación está dispuesta a "hablar de todo" salvo de la propuesta del Gobierno, que sólo se basa en "el empobrecimiento de los pensionistas actuales y futuros", aplicando un "verdadero recorte injusto, antisocial y antieconómico que se quiere presentar como una reforma".
Frente a ello, los socialistas han defendido en diversas ocasiones que el problema de sostenibilidad de la Seguridad Social no se deriva de un gasto excesivo sino de falta de ingresos, por lo que deberían analizarse las posibilidades de obtener nuevas fuentes de financiación (a través de los Presupuestos, por ejemplo) para garantizar las pensiones sin reducirlas.
Sin entrar en el detalle sobre la posible subida de bases de cotización, la diputada vallisoletana ha cargado contra la modificación planteada por el Ejecutivo, que conlleva a su entender un "cambio radical en el modelo de pensiones" español y que "rompe el pacto en el que se han venido sustanciando todas las reformas de la Seguridad Social".
Así, ha insistido en que antes de plantear una "contrarreforma" el Ejecutivo debería dejar que la Ley 27/2011 --la última modificación de la Seguridad Social aprobada por el PSOE y que entró en vigor el 1 de enero-- "despliegue todos sus efectos" y no imponer una "expropiación de los derechos adquiridos por los pensionistas y de sus cuantías" con el cambio del índice de revalorización y la introducción del nuevo factor de equidad intergeneracional.
"La propuesta del Gobierno supone una bajada desde el primer mes que se aplique, una pérdida de poder adquisitivo constante y continua durante los próximos años que no se podrá recuperar y que, en el caso de las pensiones mínimas y no contributivas, colocará a los jubilados en una situación de clara indigencia", ha zanjado.
HAY ALTERNATIVAS.
Por parte de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), Joan Coscubiela ha avanzado que durante la interpelación que dirigirán este miércoles a la ministra de Empleo, Fátima Báñez, sobre la reforma de las pensiones ya enunciarán alguna de las propuestas alternativas "que hay" para garantizar la sostenibilidad de las pensiones.
Entre otras se incluye la posibilidad de "desbloquear de una vez por todas" las bases máximas de cotización, pero también otras ideas como incluir en la base todos los conceptos percibidos como los rendimientos en especie, que "tributan fiscalmente pero no como cotizaciones"; o como ampliar las bases mínimas por la vía de subida del Salario Mínimo Interprofesional "para evitar que en España se instalen unas condiciones de trabajo de miseria".
Asimismo, IU-ICV-CHA aboga por utilizar el fondo de reserva para hacer frente a las necesidades a corto plazo en lugar de imponer "un ataque gravísimo a los pensionistas con una propuesta que deteriorará su capacidad de poder adquisitivo en términos nunca vistos", así como por implementar medidas que aporte nuevos cotizantes o elevar el gasto en pensiones mediante un "mayor esfuerzo fiscal" para que "no todo se base en las contribuciones de trabajadores y empresarios".
OTRAS IDEAS DEL MINISTERIO.
También Empleo baraja otras opciones más allá de la subida de las bases máximas de cotización, tales como hacer que los autónomos coticen por bases más altas, aunque descarta en principio limitar la libertad que actualmente tienen estos trabajadores para elegir si cotizan o no por la base mínima.
Otra opción para incrementar ingresos sería ampliar la cotización a complementos salariales como dietas o pagos en especie, o a más a largo plazo dejar de cargar el gasto en pensiones de viudedad y orfandad en el presupuesto de la Seguridad Social. Incluso se contempla revisar las condiciones de acceso a estas prestaciones, sus incompatibilidades con otras o su vinculación o no a determinadas rentas.