Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampl.) Adif denunció en 2014 a la Fiscalía "irregularidades" en obras del AVE en Barcelona

La denuncia es origen de las detenciones y registros realizados este martes
Adif denunció en noviembre de 2014, con su notificación a la Fiscalía Anticorrupción, "irregularidades que podrían ser constitutivas de delito" en el desarrollo de varias obras de la línea de Alta Velocidad (AVE) en Barcelona, en el entorno de la nueva estación de La Sagrera.
La información que notificó la empresa pública encargada de la infraestructura ferroviaria fue fruto de la "exhaustiva investigación" que realizó previamente al detectar "prácticas irregulares".
En concreto, Adif había realizado una auditoría interna sobre estas obras, que posteriormente refrendó con la ejecución de auditorías externas, antes de poner los datos a disposición judicial, según explica la sociedad pública en un comunicado.
La operación judicial que la Guardia Civil ha llevado a cabo este martes, con registro de algunas oficinas de Adif en Madrid y Barcelona, es consecuencia de la denuncia realizada por Adif.
Según la compañía pública, la investigación está amparada por el secreto de sumario y se circunscribe a las obras del AVE en Barcelona realizadas en el entorno de la estación de La Sagrera.
MEDIDAS DE CONTROL.
En su comunicado, Adif recuerda el paquete de medidas de control que puso en marcha en 2013, entre las que se incluyó la constitución de la Dirección de Auditoría Interna con el fin de "mejorar los sistemas de gestión y contratación" de la empresa, una de las que más inversión pública en obras gestiona en el país.
La apertura de la operación de la Fiscalía Anticorrupción tiene lugar apenas un mes después de que el secretario de Estado de Infraestructuras, Julio Gómez-Pomar, indicara en una intervención pública en Barcelona que las obras de la estación de La Sagrera se habían retrasado "porque Adif había detectado irregularidades entre el volumen de obra ejecutado por las empresas y el certificado".
Gómez-Pomar explicó que estas "diferencias" entre lo que constaba como obra ejecutada y lo que figuraba como obra certificada, confirmada luego por una auditoría interna y por otra externa, llevaron a Adif a decidir la paralización de las obras.