Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampl) El Banco de Inglaterra cumple siete años con los tipos al 0,50%

Advierte sobre la incertidumbre creada por el referéndum de junio sobre la permanencia de Reino Unido en la UE
El Comité de Política Monetaria del Banco de Inglaterra (BoE) ha decidido por unanimidad mantener sin cambios los tipos de interés en el 0,50%, donde permanecen estables desde hace siete años, mientras ha mantenido el alcance de su plan de compra de activos, que asciende a 375.000 millones de libras (475.545 millones de euros).
De este modo, el instituto emisor británico mantiene estables los tipos de interés de la libra esterlina desde el 5 de marzo de 2009, fecha en la que también estableció un programa de compra de activos mediante la emisión de reservas, que ha sido ampliado sucesivamente hasta alcanzar su actual volumen en julio de 2012.
Así, el Banco de Inglaterra ha cumplido con las previsiones que apostaban por un mantenimiento de los tipos en su mínimo histórico y que no prevén un cambio de tendencia hasta al menos la segunda mitad de 2016.
La economía de Reino Unido experimentó en 2015 un crecimiento anual del 2,2% en relación al año anterior, tras acelerar su expansión el último trimestre de 2015 al 0,5%, frente al 0,4% del tercer trimestre. Por su parte, la tasa de inflación de Reino Unido repuntó en enero al 0,3%, frente al 0,2% del mes anterior.
En su análisis, el instituto emisor británico ha reiterado su opinión de que las economías avanzadas verán respaldado su crecimiento por el impulso a los ingresos reales disponibles que representan los bajos precios de las 'commodities', así como en cierta medida por las políticas fiscales y monetarias.
Sin embargo, el Banco de Inglaterra advierte de que probablemente las economías emergentes crecerán de forma más lenta que en años anteriores y señala que predominan los riesgos a la baja para el pronóstico de un modesto crecimiento global.
No obstante, la entidad destaca que el crecimiento subyacente de la demanda doméstica privada en Reino Unido "se mantiene sólido", mientras que la cotización de la libra esterlina se ha depreciado alrededor de un 9% desde los máximos del pasado mes de noviembre.
INCERTIDUMBRE POR EL 'BREXIT'.
En este sentido, el Banco de Inglaterra ha advertido de que "parece haber una creciente incertidumbre" por el inminente referéndum sobre la permanencia de Reino Unido en la Unión Europea (UE).
"Esa incertidumbre probablemente ha sido un factor significativo en la depreciación de la libra y también puede haber retrasado decisiones de inversión y deprimido el crecimiento de la demanda agregada a corto plazo", añade la entidad.