Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampl) Bruselas corrige las cifras de déficit y dice que España tampoco cumplirá en 2017

Cree que España "aún debe hacer esfuerzos"
La Comisión Europea ha corregido este martes los números del programa de estabilidad enviado por España la semana pasada a Bruselas para los próximos años y ha concluido que tampoco cumplirá en 2017 el objetivo de colocar el déficit por debajo del 3%, tal y como se comprometió a hacer con la UE para este año.
"En muchos Estados miembros se prevé que el déficit siga cayendo en 2016 y 2017. En la Eurozona, esperamos que sólo Francia (3,4%), España (3,9%) y Grecia (3,1%) sitúen su déficit por encima del 3% este año", ha anunciado el comisario de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici, en una rueda de prensa para presentar las previsiones macroeconómicas de primavera.
El Ejecutivo comunitario prevé que España sume un 3,9% de déficit este año, tres décimas por encima del cálculo del Gobierno, y que sea del 3,1% en 2017, cuando Madrid espera haberlo rebajado al 2,9%.
Ello contradice la posición defendida por el ministro de Economía, Luis de Guindos, que plantea que será suficiente un año de prórroga para recolocar las cuentas en las cifras comprometidas con la UE.
Moscovici ha eludido pronunciarse sobre este pronóstico, pese a las preguntas sobre si es partidario de conceder uno o dos años extra al Gobierno para cumplir los objetivos. "Obviamente hay decisiones que tomar (...), pero abordaremos ese asunto a su debido tiempo", ha zanjado.
El comisario tampoco ha querido valorar el impacto que pueda tener en la senda de reformas las elecciones del próximo 26 de junio: "Tendrán que esperar un poco. No tengo ningún comentario que hacer sobre la elección democrática (que harán los españoles). Y tendrán que esperar también para conocer nuestras decisiones".
Con todo, y tras la polémica de los últimos meses con el Gobierno por las diferencias en las estimaciones, el comisario ha querido subrayar que, "en general, las previsiones de la Comisión sobre España son acertadas".
En cualquier caso, el comisario económico ha juzgado que los resultados macroeconómicos de España "siguen siendo muy buenos", aunque "deban hacerse algunos esfuerzos más" en el plano de las cuentas públicas.
Bruselas también enmienda los cálculos de crecimiento y lo sitúa en un 2,6% en 2016 frente al 2,7% del Gobierno, si bien es más optimista de cara a 2017, para el que pronostica un alza del PIB del 2,5% en lugar del 2,4%.
Las previsiones macroeconómicas de primavera presentadas este martes por el comisario de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici, serán la base para decidir en las próximas semanas si abre el expediente sancionador a España por incumplimiento y exigir al Gobierno medidas adicionales para corregir el desvío.
Bruselas advierte de los riesgos para la cuentas españolas por la "necesidad" de medidas de ajuste adicionales para corregir el desvío en la reducción del déficit en 2015, "sumado" al riesgo de una revisión a la baja de las previsiones de crecimiento "por la incertidumbre que rodea a la formación de un nuevo Gobierno".
El Ejecutivo comunitario considera que el crecimiento de la economía española será "robusto", pese a que "seguirá relajándose", ya que se apoyará en una creación "sostenida" de empleo y en la bajada del desempleo. También ayudará la mejora de las condiciones de financiación y una caída de los precios del petróleo.
Las cifras comunitarias corrigen también los datos de empleo del cuadro macroeconómico que se aprobó el viernes en el Consejo de Ministros, ya que estima en un 20% el paro en España el próximo año (frente al 19,9% que prevé el Gobierno) y lo sitúa en un 18,1% en 2018 (cuando Moncloa calcula un 17,9%).
En sus conclusiones, la Comisión espera que la caída de los precios de la energía mantenga en negativo la inflación a corto plazo, mientras que confía en que el déficit de las administraciones públicas se reduzca, principalmente gracias a la recuperación económica.