Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampl.) Colonial recibe una oferta del fondo Brookfield alternativa a la de Villar Mir

El consejo de la inmobiliaria dice que e plan del empresario español es "el que preserva el bien común de los accionistas y da viabilidad futura a la compañía"
Colonial ha recibido del fondo de inversión canadiense Brookfield una oferta para reestructurar y recapitalizar la compañía, que se plantea como una alternativa a la ampliación de capital anunciada por la inmobiliaria para que el grupo Villar Mir invierta en la empresa y se convierta en su primer accionista.
La inmobiliaria indica que la oferta de Brookfield se recibió ayer jueves, 16 de enero, y que la llevará a la junta de accionistas extraordinaria que tiene convocada para el próximo martes, 21 de enero, pero sólo para informar a los socios.
Así, en la junta Colonial, los accionistas solo podrán pronunciarse a favor o en contra de la ampliación de capital incluida en el orden del día, la que canaliza la entrada de Villar Mir con una inyección de 300 millones de euros que le reforzará como primer accionista con una participación del 29,9%.
Brookfield plantea su propuesta en calidad de "primer acreedor" de Colonial, dado que asegura haber comprado el 46% del préstamo sindicado de 1.800 millones de la inmobiliaria que vence este año, esto es, unos 828 millones de euros de deuda. Esta financiación sindicada constituye a su vez el grueso del pasivo total de 2.100 millones que suma Colonial.
El plan del fondo de inversión canadiense para la inmobiliaria cuenta con dos partes. Por un lado, Brookfield propone reestructurar la deuda de Colonial aplazando sus vencimientos hasta 2018. Posteriormente, pretende recapitalizar la compañía pagando esta deuda con el importe que se obtuviera de la venta de la filial francesa Société Foncière Lyonnaise (SFL), de hipotecar edificios libres de cargas y de realizar una ampliación de capital.
Brookfield manifiesta su intención de suscribir esta ampliación y hacerse así con "una significativa participación en la empresa". Incluso asegura contar con capital suficiente para hacer frente a la eventual oferta pública de adquisición de acciones (OPA) que tuviera que formular sobre la compañía en caso de que sobrepasara el umbral de participación del 30%.
Fuentes oficiales de Colonial indicaron a Europa Press que el consejo de administración de la empresa considera que la opción que presenta la ampliación de capital (por la que entrará Villar Mir) "es la que preserva el bien común de los accionistas y da viabilidad futura a la compañía".
PRIMER ACREEDOR FRENTE A PRIMER ACCIONISTA.
El nuevo primer acreedor de Colonial se erige así como una alternativa al plan para la inmobiliaria anunciado el pasado 2 de enero por su actual primer accionista, el grupo Villar Mir, y lo hace en vísperas de la junta convocada para ratificar este último.
No obstante, la propuesta de Brookfield también trasciende después de que la corporación que controla y preside Juan Miguel Villar Mir adelantara su desembarco en Colonial, al hacerse el pasado martes con un 20% de su capital comprado la participación del Royal Bank of Scotland (RBS). De esta forma, se aseguró el derecho de voto en la asamblea que votará sobre su inversión.
El resto de accionistas de Colonial son Crédit Agricole, con una participación del 19,6%, el fondo Coral Partners, con un 14,7%, Goldman Sachs (4,9%), 'La Caixa' (5,7%) y Banco Popular (4,6%).
La 'batalla' abierta por la inmobiliaria es fruto del proceso que la empresa abrió el pasado año para refinanciar sus 2.100 millones de euros de deuda, en el que la empresa se abrió a la llegada de nuevos socios y a una desinversión total o parcial de la gala SFL.