Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampl.) Empleo cree que se mantiene "con vigor" la tendencia de descenso del paro, pero pide prudencia

Ve datos esperanzadores de cara al futuro, pero recuerda que la creación de empleo dependerá del crecimiento económico y el crédito
La secretaria de Estado de Empleo, Engracia Hidalgo, ha asegurado que los datos de paro registrado demuestran que se mantiene "con vigor" la tendencia del freno en el desempleo, aunque ha pedido "prudencia" para valorar los datos, porque aún hay un número importante de personas que esperan un puesto de trabajo.
Así ha valorado Hidalgo en una rueda de prensa el descenso del paro en 31 personas en el octavo mes del año, el primer descenso del desempleo en un mes de agosto desde el año 2000. Según Hidalgo, el paro no suele bajar en el mes de agosto, ya que es uno de los meses de finalización de la temporada estival, por lo que en este caso se puede hablar de un buen mes.
La secretaria de Estado no ha querido hacer previsiones a futuro, pero sí ha asegurado que la tasa interanual de paro ha bajado de manera "significativa", ya que desde agosto de 2012 se ha reducido en más de diez puntos, hasta el 1,58%, el valor más bajo desde julio de 2007. Esta cifra y el hecho de que el paro lleve seis meses a la baja --algo que no ocurría desde 1999-- arrojan "datos esperanzadores" de cara a un eventual cambio de tendencia.
Aún así y pese a la mejora de algunos indicadores económicos, Hidalgo ha dicho que será necesario que haya crecimiento económico como "punto de partida" para fortalecer realmente la contratación. "Es una condición sine qua non", ha señalado.
A su parecer, se ve algún indicio de salida de la crisis, pero el crecimiento y el crédito son dos condiciones básicas para que el empleo empiece a resurgir con fuerza. "Esperemos que sea cuanto antes", ha indicado, tras recordar, sin embargo, que ahora la economía será capaz de crear empleo cuando el PIB crezca al 1% y no al 2% como ocurría antes de la reforma laboral.
En cualquier caso, ha insistido en que el paro y la contratación evolucionan de forma "coherente" a otros indicadores economícos, como la mejora de la competitividad, las exportaciones o el incremento de credibilidad que ha logrado la economía española.
A su parecer, el paro ha acentuado la tendencia de ralentización que se observa desde el principio de año y ha logrado, desde que comenzó el 2013, el mejor balance desde 1999. Pese a la mejora, la secretaria de Estado ha garantizado que el empleo seguirá siendo el objetivo "básico" del Gobierno. "Seguiremos trabajando insistentemente", ha señalado.
TAMBIÉN MEJORA LA AFILIACIÓN
Por su parte, el secretario de Estado de Seguridad Social, Tomás Burgos, ha valorado la afiliación a la Seguridad Social en el mes de agosto, que se redujo en 99.069 afiliados tras cinco meses al alza.
Burgos ha recordado que la afiliación siempre baja en el mes de agosto por el fin de la temporada estival, aunque, en este caso, el descenso ha sido un 33% inferior al registrado de media en los últimos años. Así, ha aseverado que se trata de la variación más favorable de los últimos siete años.
LA OCUPACIÓN SEGUIRÁ AVANZANDO
"No se puede encontrar un agosto positivo en afiliación en toda la serie histórica", ha asegurado el secretario, tras concretar que la media de bajada en agosto entre el 2001 y el 2012 asciende a 147.635 afiliados menos, llegando algunos meses a la reducción de más de 200.000 afiliados, como en 2007 y 2008. Teniendo en cuenta estos datos, Burgos asegura que la variación de la afiliación de agosto de este año es la mejor desde 2005.
De cara al futuro, ha señalado que la ocupación seguirá subiendo peldaños a un ritmo "discreto", pero "claramente orientado" a la recuperación, ya que la afiliación interanual sigue avanzando a un "ritmo moderado pero muy valioso" para el sistema de Seguridad Social.