Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampl) El jefe del Eurogrupo descarta una tercera recesión pero pide "acción determinada" para crecimiento

Ve "preocupante" el presupuesto francés para 2015
El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, ha descartado este lunes que la eurozona vaya a recaer por tercera vez en la recesión pero ha reclamado una "acción determinada" en materia de reformas, política fiscal e inversiones para impulsar el crecimiento y el empleo.
"No me creo esta última historia de la recesión en Europa. Si se mira a las cifras de crecimiento, las de este año son mejores que las del año pasado y todas las previsiones, incluyendo las del FMI, dicen que la mayoría de países tendrán un mayor crecimiento el año que viene que este", ha dicho Dijsselbloem a su llegada a la reunión del Eurogrupo.
El crecimiento, ha proseguido Dijsselbloem, "no es bastante fuerte, no es tan alto como nos gustaría, pero está subiendo". "No estamos en recesión, no estamos en crisis", ha insistido".
En la rueda de prensa al final de la reunión, el presidente del Eurogrupo ha admitido no obstante "que hay un amplio consenso entre los ministros sobre que la situación actual no es satisfactoria y requiere una actuación política fuerte de los Gobiernos, en particular una combinación creíble de reformas estructurales, política fiscal e inversiones".
Dijsselbloem ha defendido de nuevo la vigencia del Pacto de Estabilidad como "ancla de confianza para la UE". "Debemos seguir en la senda de la consolidación fiscal a un ritmo sensible, permitiendo a los países más tiempo cuando sea necesario y eso depende de la situación económica", ha apuntado.
El jefe del Eurogrupo ha apostado por un "pacto de crecimiento" que conecte las reformas, la política fiscal y la inversión. A su juicio, las reformas en los Estados miembros deben estimularse desde la UE con inversión. A su vez, estas reformas, una vez aprobadas en el Parlamento, deben tenerse en cuenta en la evaluación de los presupuestos.
DEBATE SOBRE EL PRESUPUESTO DE FRANCIA
El Eurogrupo no ha discutido expresamente la posibilidad de que Bruselas rechace el presupuesto de Francia para 2015 por incumplir los objetivos de reducción del déficit, pero el debate ha aflorado en las declaraciones de todos los ministros. El más explícito ha sido de nuevo Dijsselbloem, que ha dicho que "las cifras que estamos escuchando de París no son muy esperanzadoras". "Ciertamente hay preocupaciones", ha asegurado.
El jefe del Eurogrupo ha pedido esperar al dictamen final de la Comisión y ha rechazado que el problema pueda solucionarse con un pacto entre París y Berlín. "Lo bueno para Europa sería encontrar una solución para todos los presupuestos, dentro de las reglas, utilizando la flexibilidad cuando sea necesario, pero sin acuerdos fuera del Pacto (de Estabilidad)", ha defendido.
Por su parte, el vicepresidente de Asuntos Económicos, Jyrki Katainen, ha considerado una "especulación prematura" la posibilidad de que Bruselas rechace el presupuesto francés. "En estos momentos no se ha tomado ninguna decisión".
Por su parte, el ministro francés de Finanzas, Michel Sapin, ha sugerido que la evaluación de Bruselas no tiene en cuenta el impacto presupuestario de decisiones como la reducción de las cotizaciones sociales y ha admitido que todavía se pueden incluir recortes adicionales durante la tramitación parlamentaria.
Sapin ha defendido que la flexibilidad prevista en el Pacto de Estabilidad "no se aplica por razones políticas sino por razones económicas". "Utilizar la flexibilidad por motivos económicos -el débil crecimiento, la baja inflación- y aplicarla a todos los Estados miembros", ha reclamado.