Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampl.) Guindos admite que la evolución de la Eurozona "defrauda" y "preocupa" y pide estímulos coordinados

Rechaza cambiar las reglas del Pacto de Estabilidad para adaptarse a las necesidades específicas de algunos estados miembros
El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha admitido este martes que la evolución de la recuperación económica en la Eurozona "sigue defraudando" y "preocupa" a los responsables políticos, y ha pedido un plan de estímulos coordinado entre todos los estados miembros y con visión de conjunto, ya que las medidas que aplican unos países impactan en sus socios.
Durante su comparecencia a petición propia ante la Comisión de Economía del Congreso, el ministro ha hecho hincapié en que la recuperación económica en España se está "consolidando" y "proseguirá en el próximo año" pese a que el entorno internacional es "peor de lo esperado" y plantea "incertidumbres y desafíos".
"La economía mundial continúa por la senda de la recuperación pero a un ritmo peor de lo esperado. No sólo sigue siendo frágil, sino muy desigual. Y la Eurozona vuelve a ser motivo de preocupación, no tanto por las tensiones financieras de hace unos años, sino por un panorama de crecimiento e inflación muy bajos. El comportamiento de la Eurozona sigue defraudando", ha reconocido el ministro.
INDICADORES ADELANTADOS.
Y es que las previsiones para el segundo semestre de este ejercicio en los diferentes países de la zona euro "no parecen apuntar a comportamientos significativamente mejores" a los constatados entre enero y junio, cuando países como Alemania o Francia han visto frenada su evolución, por lo que algunos empiezan ya a "comentar" la posibilidad de una "tercera recesión".
"Confío en que este riesgo no va a materializarse y que el estancamiento desaparecerá a fin de año y la recuperación se afianzará progresivamente", ha añadido De Guindos, recordando que aunque los indicadores adelantados "no son muy halagüeños" para la Eurozona, hay factores que explican la ralentización de países como Alemania --tanto climatológicos como de geopolítica por la crisis de Ucrania-- que deberían desaparecer y dejar de ejercer su influencia sobre la economía, lo que permite ser "relativamente optimistas".
MEDIDAS PARA CAMBIAR DE RUMBO.
En cualquier caso, a juicio del titular de Economía, las causas de esta situación estriban en una demanda interna "insuficiente" y en la falta de reformas que aborden "totalmente" los problemas estructurales de la Eurozona, lo que ha "afectado a las expectativas de crecimiento a medio y largo plazo".
Por eso, De Guindos cree que "Europa necesita un plan de política económica ordenado y coherente, con acciones para superar las debilidades y recuperar la confianza de los agentes económicos". "Un plan que debe diseñarse coordinadamente entre los estados miembros y con una visión de conjunto de la Eurozona. Es algo vital porque los efectos de las medidas que se adoptan en cada país impactan indirectamente en otros", ha insistido.
Este programa europeo debe contar con los instrumentos de la política monetaria puestos en marcha por el Banco Central Europeo (BCE) --si bien la bajada de tipos tiene efectos limitados en las economías muy endeudadas--, con un programa "ambicioso de reformas de los mercados por el lado de la oferta para aumentar el crecimiento potencial de la economía" y con las posibilidades de la política fiscal a la hora de garantizar la sostenibilidad de las cuentas y estabilizar la demanda.
"Para cumplir ambas condiciones, hace falta aplicar de forma inteligente el Pacto de Estabilidad para hacer uso de los mecanismos de flexibilidad presentes en la actualidad. Lo que en ningún caso podemos hacer es caer en errores del pasado, cuando se cambiaron las reglas del Pacto para adecuarse a las circunstancias específicas de algunos países", ha señalado, dirigiéndose tanto a Alemania como a Italia y Francia.
En este contexto se mueve el llamado 'Plan Juncker', que pretende movilizar 300.000 millones de euros de inversión privada y pública entre 2015 y 2017 para respaldar proyectos "adecuados" y "viables" con un "claro valor añadido europeo y efectos en el crecimiento a largo plazo".
ESPAÑA, UN PERFIL DIFERENCIADO.
Frente a esta coyuntura internacional, De Guindos ha reiterado el mensaje del Gobierno de que España se alza como un país con un perfil "diferenciado" que resistirá los envites de la crisis de la Eurozona.
Y es que el "buen comportamiento" del crecimiento "ininterrumpido" del PIB durante cinco trimestres "contrasta" con el estancamiento de los demás países de la Eurozona, y la "buena" evolución del mercado laboral está permitiendo una "reducción del paro y una creación de empleo más rápida de lo previsto".
"La realidad está siendo mejor que nuestras proyecciones, y este buen comportamiento nos permitirá entrar con fuerza en 2015 y continuar con este crecimiento diferencial respecto a la Eurozona", ha insistido el ministro, para quien la "consolidación de la recuperación" en España es ya "una realidad" que se ha conseguido por las reformas aplicadas por el Ejecutivo y por el "firme compromiso" con la reducción del déficit público.
Una consolidación fiscal que está siendo "creíble y compatible con el crecimiento" y que "continuará" el año que viene, de modo que se pueda "estabilizar paulatinamente" la ratio de deuda pública/PIB para reducirla "en los próximos años", incluso a pesar de que la inflación en 2015 será "muy moderada, muy reducida", lo que a juicio de De Guindos tendrá un "impacto positivo en la renta de los hogares y en el consumo".
Asimismo, se mantendrá el esfuerzo de "solidaridad" con las administraciones territoriales, que se ahorrarán unos 28.000 millones de euros en intereses gracias a los diferentes planes estatales, entre ellos el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), que ya ha asumido el 50% del total de deudas autonómicas, cifra que llegará hasta el 60% el año próximo.
NO ES COMO EN 2011.
"En apenas dos años y medio hemos afrontado nuestros principales retos gracias al trabajo y al esfuerzo del conjunto de la sociedad española. Esto ha permitido que la economía consolide su recuperación y muestre un crecimiento diferencial pese a la fragilidad del contexto económico de la Eurozona", ha insistido.
Y es que gracias al trabajo de "saneamiento de los principales desequilibrios macroeconómicos" realizado en lo que va de legislatura, De Guindos confía en que una posible nueva recesión de la zona euro no tendrá las consecuencias que tuvo la de 2011 porque España está "mejor preparada" y los "fundamentos de la economía son completamente diferentes" a los de entonces.
"España se sitúa hoy en una situación completamente diferente a la de hace tres años. Ya no somos una rémora para Europa, sino que contribuimos al crecimiento y, además, estamos en condiciones de aportar al debate y al diseño de la Eurozona con la credibilidad de nuestra experiencia reciente", ha destacado el ministro, advirtiendo en cualquier caso de que no es momento de "caer en la autocomplacencia" sino que el "esfuerzo debe continuar".
Ante las críticas de todos los portavoces de la oposición sobre el excesivo optimismo del Gobierno, reflejado en unos Presupuestos Generales del Estado de 2015 que no tienen en cuenta el impacto de la atonía de la Eurozona, De Guindos ha reconocido que "España no es inmune a lo que pase fuera", pero ha recordado que "por el momento todo los indicadores disponibles muestran que no ha habido un impacto en absoluto importante sobre la actividad económica".
"Por supuesto que sería mucho mejor tener tasas positivas de crecimiento en Europa y no tener incertidumbres, pero los indicadores que vamos viendo, y que espero que veamos en los próximos meses, muestran que España, de alguna manera, está capeando la desaceleración económica, y esperamos que siga haciéndolo hasta que empiece a llegar la recuperación a Europa", asegura el titular de Economía.