Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampl.) Guindos prevé que se creen 450.000 empleos en el segundo trimestre, hasta 18,5 millones de ocupados

Apuesta por dar más dinero a las comunidades a cambio de que se comprometan con el déficit cero todos los años
El ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, ha indicado este lunes que habrá alrededor de 18,5 millones de ocupados a finales del segundo trimestre del año, tras crearse unos 450.000 empleos en este periodo.
De confirmarse esta última cifra, la creación de puestos de trabajo en el segundo trimestre de este año marcaría una cifra récord y superaría las registradas en los segundos trimestres de 2014 y 2015 (402.400 y 411.800 nuevos empleos, respectivamente).
El ministro, que participó en 'El Ágora' organizado por 'El Economista' y EY, destacó que el segundo trimestre de este año será incluso mejor que el primero, lo que permitirá que al finalizar el segundo trimestre se hayan recuperado 1,5 millones de empleos, la mitad de los perdidos con la crisis.
En este sentido, afirmó que la economía española ha seguido creando empleo con "fuerza" y que España está "en la dirección correcta". "Este año será similar al de 2015 y puede que incluso se supere el crecimiento medio del año pasado", subrayó.
SE ACABAN LOS EFECTOS DEL BCE.
Y todo ello a pesar de la desaceleración internacional, con unos datos de comercio mundial que son los peores desde 2009 y una capacidad de influencia de los bancos centrales cada vez más limitada, dado que sus políticas de tipos bajos y compra de deuda "están tocando límites", además de un "estancamiento secular de la productividad y una muy baja inflación".
En este contexto, dijo que nadie se hubiera creído que, a pesar de seis meses sin Gobierno, España esté creciendo en el primer semestre por encima del 3%, lo que resalta, a su juicio, la "fuerza enorme" de la economía española, que aún tiene una "inercia importante", gracias también a las reformas económicas de los últimos años.
A pesar de que la evolución futura de la economía española estará "muy marcada" por el contexto internacional y por lo que suceda en las elecciones generales del 26 de junio, De Guindos destacó que los fundamentos actuales de España son mucho mejores, con menos deuda privada, menor déficit público, la estabilización de la deuda pública sobre el PIB, la mejora estructural de la competitividad, una inflación negativa y un sector financiero que da crédito. "Por tanto, la única interrogante es la política", advirtió.
GOBIERNO ESTABLE.
Así, apostó por un Gobierno estable, dado que a pesar de que aún no se ha notado la inestabilidad política en la economía, se puede empezar a notar en breve. En este sentido, afirmó que un Gobierno que "desborde el déficit, que defienda la banca pública o que genere falta de confianza" se trasladaría "muy rápidamente" a la economía.
Por ello, dijo confiar en la "sensatez y en la madurez" del pueblo español y trasladó a los ciudadanos que "no tengan la más mínima duda" de que si gobierna un partido como Podemos, la desaceleración se producirá, porque España "no está fuera de la zona de peligro". "Todo depende de que tengamos un Gobierno sensato, estable y con la agenda clara", subrayó.
En cuanto a posibles subidas salariales, el ministro señaló que los salarios están aumentado en este momento algo por encima del 1%, una tasa que permite mantener la competitividad de la economía española y al mismo tiempo el poder adquisitivo al tener tasas negativas de inflación, y se mostró partidario de elevarlos siempre que se siga ganando competitividad y productividad.
Sobre nuevas reformas laborales, apuntó que la reforma aprobada por el Gobierno del PP es un "ejemplo" para otros países de Europa, y apostó por reformar las políticas activas de empleo y reducir la temporalidad mediante bonificaciones sociales como hará el PP si vuelve a gobernar. "Pero la reforma laboral está hecha", indicó.
Por último, en cuanto al desvío del déficit de 2015 y la responsabilidad que tuvieron las comunidades, De Guindos apostó por reformar el sistema de financiación dando más dinero a los gobiernos autonómicos, pero con una contrapartida clara: que se comprometan a no tener déficit ningún año.
"El próximo sistema tiene que mejorar la financiación de las comunidades, pero el déficit de las comunidades tiene que ser cero, lo que nos quitaría muchísimas sorpresas negativas", subrayó De Guindos, quien defendió que todo el déficit, de producirse, debería concentrarse en el Estado.