Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampl.) OHL expresa sus "discrepancias" con la gestión del consorcio del AVE a La Meca

La constructora asegura que "defenderá sus márgenes y beneficios"
OHL ha reconocido tener "discrepancias" con la gobernanza del consorcio de empresas que ejecuta el AVE La Meca-Medina, del que forma parte, así como con la gestión que realiza su consejero delegado, Santiago Ruiz.
Así lo indicó el consejero delegado de OHL, Josep Piqué, que manifestó la intención de la constructora de "defender sus márgenes y beneficios" en el proyecto "en defensa del interés de la compañía y sus accionistas".
"Tenemos discrepancias con la gobernanza del consocio y con la gestión del consejero delegado y así lo hemos manifestado en interés de nuestros accionistas, que seguro que nos lo agradecerán", explicó Piqué durante la presentación de resultados anuales de OHL.
"OHL está obligada a defender sus márgenes y beneficios, si es posible con el conjunto del consorcio, dado que se trata de un proyecto emblemático y muy importante para la 'marca España'", añadió el exministro de Asuntos Exteriores.
A pesar de todo ello, Piqué destacó que las obras del AVE "van muy bien", y que el "cliente está muy satisfecho" con su desarrollo.
La constructora que controla y preside Juan Miguel Villar Mir forma parte del consorcio encargado de la construcción del 'AVE del Desierto', en el que se encarga de parte de las obras de instalación de las vías.
El grupo que a finales de 2011 se adjudicó el AVE La Meca-Medina lo completan otras trece compañías, las públicas Ineco, Adif y Renfe, y las privadas Cobra (ACS), Indra, Consultrans, Copasa, Dimetronic, Imanthia, Inabensa y Talgo, además de las firmas saudíes Al Shoula y Al Rosan.
Según Piqué, los "problemas" que asegura existen en el consorcio derivan del gran número de firman que lo integran, dado que es el resultado de la fusión de los dos consorcios que en su día competían por el proyecto.
"Un grupo de catorce empresas, unas públicas y otras privadas, y de diferentes dimensiones, es difícil de encajar y de gobernar", apuntó el consejero delegado de OHL.
El proyecto, estimado en 6.700 millones de euros, y por lo tanto el mayor logrado por España en el exterior, consiste en la construcción de la denominada 'superestructura' (las vías y los sistemas de comunicación, electrificación y seguridad) de este AVE, de 450 kilómetros de longitud, además de su posterior explotación. La línea, una vez en servicio en su totalidad, permitirá unir La Meca y Medina en dos horas y media.