Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mónica de Oriol prefiere contratar a mujeres que no vayan a tener hijos

Móncia de OriolEFE

La empresaria y presidenta del Círculos de Empresarios, Mónica de Oriol, ha afirmado que "prefiere" contratar a mujeres mayores de 45 años o con edades inferiores a los 25 años por el amparo que da la ley a las madres trabajadoras. "Si una mujer se queda embarazada y no la puede echar durante los once años siguientes a tener a su hijo, ¿a quién contratará el empresario?", se ha preguntado la presidenta del Círculo en alusión a las mujeres trabajadoras que se cogen jornada reducida.

"Prefiero a una mujer después de los 45 años o antes de los 25 porque, por el medio, ¿qué hacemos con el problema?", ha subrayado la presidenta del Círculo, que ha añadido que "esa protección de la mujer la desvincula del alineamiento con los intereses de la empresa" y la desconecta del "esfuerzo diario", una de las variables que más influye en la motivación. "Un Recursos Humanos elegiría antes a un hombre que a una mujer", ha asegurado.
Mónica de Oriol ha afirmado además que para que las mujeres lleguen a altos cargos directivos no hacen falta leyes, sino sacrificios. "Cuando le dices a una mujer de 35 años si quiere volver tarde por la noche y viajar constantemente, la realidad es que no. Llegar a puestos directivos no se consigue con cuotas o regulaciones, sino con que la mujer sepa que un puesto directivo requiere sacrificios", ha subrayado. Por eso, considera que es mejor que una alta directiva "se case con un funcionario o con un marido al que le gusten mucho los niños".
En una mesa redonda celebrada el jueves en el marco de la XXV Asamblea Plenaria del Consejo Empresarial de América Latina (CEAL), la presidenta del Círculo ha indicado que las regulaciones, "en vez de favorecer a la mujer, la están condenando", y ha abogado por vincular a las mujeres con su productividad diaria.
La presidenta del Círculo ha explicado que entró en el consejo de administración de una empresa por la cuota femenina mínima que se exige. "Cuando llegué, éramos las cuotas, pero no decíamos tonterías (...) En un consejo de administración, la edad media son 56 años y casi todo hombres, que esperaban poco de nosotras, pero conocer es amar", ha agregado.
En esta mesa redonda participaron además la secretaria general Iberoamericana, Rebeca Grynspan; la vicepresidenta de Eulen, María José Álvarez; la vicepresidenta ejecutiva y jefa de operaciones del Banco Iberamericano de Desarrollo (BID), Julie Katzman, y la secretaria de Estado de la Comunicación, Carmen Martínez de Castro.
Precisamente, Martínez de Castro respondió a las palabras de la presidenta del Círculo de Empresarios afirmando que "no todas las mujeres tienen que ser presidentas, pero todas tienen que poder trabajar". "Hay que conseguir que las mujeres se incorporen de forma satisfactoria al trabajo, favoreciendo la conciliación, o si no, habrá un problema en el futuro para que tengan hijos", dijo.