Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampl.) El PSOE alerta de la práctica de sumergir empleo cambiando jornada completa por parcial

Duda de que se pueda generar empleo neto con la previsión de PIB y critica cifras "históricas" de caída salarial y de población activa
El portavoz económico del PSOE en el Congreso, Valeriano Gómez, teme que se extienda la práctica de "sumergir" empleos con la sustitución de contratos a tiempo completo por tiempo parcial pero con las mismas horas efectivas, y ha exigido al Gobierno una mayor "prudencia" en sus valoraciones sobre el mercado laboral porque en la actual coyuntura aún pasarán muchos años hasta recuperar los niveles previos a la crisis, lo que además no será posible si no hay un cambio de modelo productivo y de política económica.
Así se ha pronunciado en rueda de prensa después de hacerse públicos los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del cuatro trimestre de 2013, que arrojan una caída del paro de 8.400 personas hasta dejar la tasa total de desempleo en el 26,03 por ciento (5,89 millones), con una reducción anual del 1,1 por ciento.
El exministro de Trabajo ha negado que se pueda hablar ya de recuperación, por mucho que se haya salido de la recesión, y ha señalado que "aún hace falta una enormidad no sólo para recuperar los niveles anteriores a la crisis, sino incluso para volver a estar como cuando el PP llegó al Gobierno".
"Así que más prudencia y tranquilidad al evaluar la verdadera situación laboral, y menos excesos. El Gobierno debería alejarse de este discurso plagado de propaganda. No podemos esperar a que el paro baje a base de emigración y desánimo. Hace falta una nueva política que estimule de verdad el crecimiento, que no nos lleve a esperar décadas para volver a estar como antes de la crisis", ha añadido.
UN DATO POSITIVO QUE NO LO ES TANTO.
Entrando en el detalle de la EPA, Gómez ha destacado que el año pasado hubo 532.000 ocupados menos que en el ejercicio anterior, y ha señalado que la "recuperación pendiente" es el de más de un millón de puestos de trabajo que se han perdido en lo que va de legislatura.
Y no sólo eso, sino que además se está "precarizando" la contratación con una caída de los indefinidos (-673.900 en dos años) y la "sustitución" de empleos a tiempo completo (-1,33 millones) por tiempo parcial, que están viendo asimismo reducida la duración media de la jornada sin que, sin embargo, haya una caída de las horas trabajadas.
"Es una escalera hacia abajo, a la que se suma la caída de los salarios durante cinco trimestres consecutivos", ha lamentado. Una "devaluación intensa y desconocida en la Democracia" que, junto con otras decisiones como la congelación del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) --también inédita en la Historia del país--, está provocando un retroceso del consumo privado y un "crecimiento intenso de las desigualdades", e incluso superior al de otros países rescatados.
Además, ni siquiera el incremento de la contratación a tiempo parcial (+350.000), que a primera vista podría "parecer un buen dato", lo es realmente a juicio de Gómez, que advierte de que se está fraguando un "gran problema para el futuro del país" porque mayor número de contratos no está suponiendo más gente ocupada, sino más empleo sumergido.
"Ese problema lo tiene que resolver la política pública, porque con esta regulación de cada vez más flexibilidad en el tiempo parcial, sin casi plazo de preaviso y con la posibilidad de completar la jornada con horas adicionales se sumerge empleo y se dificulta el control de la Inspección. Es el gran riesgo de una política de descontrol y de flexibilidad excesiva sin contrapartidas", ha señalado.
MENOS POBLACIÓN ACTIVA.
Así, la bajada aparente del paro registrado en el último ejercicio realmente se debe, según el PSOE, a la reducción de la población activa (-426.000 personas en dos años) y no a la creación de puestos de trabajo. "Los desanimados ya no buscan trabajo y en su mayoría emigran o renuncian a inscribirse", ha resumido, asegurando que el dato de ciudadanos en activo es "el peor de toda la Historia laboral del país", incluidos los años del Franquismo.
Junto a todo ello, se incrementa el número de hogares con todos sus miembros en paro, el de quienes llevan más de dos años en paro y el de desempleados sin prestación, hasta los 3,2 millones de personas, lo que supone que la tasa de cobertura, que oficialmente se sitúa en el 61%, sea según los socialistas del 45% si se relacionan las cifras de prestaciones con la EPA en lugar de con el paro registrado. "No llegan ni siquiera a la mitad", ha recriminado Gómez.
Asimismo, se reducen a prácticamente 7 millones los trabajadores sujetos a convenio colectivo, se duplican en dos años los despidos objetivos, fenómenos "muy preocupantes" a juicio de los socialistas.
"NO PUEDEN SACAR PECHO DE LOS RESULTADOS".
Para la secretaria de Economía y Empleo del PSOE, Inmaculada Rodríguez-Piñero, la razón por la que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no ha asistido al Foro Económico Mundial de Davos es que "no puede sacar pecho de los resultados de su política económica" ni tampoco "hablar de la crisis" mientras no se recuperen los empleos perdidos y se generen nuevos puestos de trabajo "estables, de calidad y con salarios dignos".
"El modelo al que nos conduce este Gobierno es al de sustituir trabajos estables, a tiempo completo y con salarios dignos por contratos temporales, a tiempo parcial, con mini salarios y mini jornadas y que darán lugar a mini pensiones. Son mini empleos que nos hacen más pobres hoy y nos mantendrán más pobres mañana", ha pronosticado, retrasando al menos hasta la próxima década la consecución de niveles de paro previos a la crisis.
Por eso, ha exigido a Rajoy que "abandone el triunfalismo y dedique todos sus esfuerzos" a superar esta situación mediante un "cambio de política económica a favor del crecimiento y el empleo". A renglón seguido, ha criticado los resultados cosechados por el PP en estos dos años de legislatura, afirmando que todos los datos (PIB, paro, déficit, deuda, etc.) han "ido a peor".
"Y el Gobierno hace como el estudiante que un curso suspende cinco y dice que ha mejorado porque el anterior suspendió siete, y que espera en el siguiente suspender tres. Las tres opciones son malas. Nosotros queremos que España recupere pronto la capacidad de crecer con calidad, estabilidad y dejando de empobrecer a las familias", señala Rodríguez-Piñero.
De hecho, lo que "más preocupa" a los socialistas es la "resignación" que demuestra el Ejecutivo al prever que a final de legislatura habrá más parados que al inicio, mientras la ratio deuda pública-PIB superará la media de la Eurozona y llegará a 20.260 euros por habitante, y se incrementarán las desigualdades y la brecha salarial. "Ése será su legado", ha insistido.
RECUPERACIÓN CON "PIES DE BARRO".
Además, la responsable de Economía del PSOE ha advertido de que la incipiente recuperación que anuncia el Gobierno tiene "pies de barro" porque las exportaciones, en las que fían todas sus esperanzas, se están desacelerando, se reduce el margen de maniobra vía reducción salarial para incrementar la competitividad, los países emergentes disminuyen su demanda y el euro se aprecia.
"España tardará décadas en recuperar el empleo perdido, estamos aún muy lejos de salir de la crisis, que es lo que de verdad importa a la gente. Y queremos saber cuándo y cómo saldremos, de modo que las familias noten la mejoría", ha añadido la dirigente socialista, acusando al Gobierno de buscar sólo mejoras en las estadísticas laborales pero no en la situación real.
Valeriano Gómez ha apostillado en este sentido que la política de "ajuste duro y miedo" que aplica el Ejecutivo genera "desconfianza" y "dificulta la recuperación", que necesita de un aumento del consumo privado para reactivar la creación de puestos de trabajo, porque al ritmo actual un incremento del PIB en el entorno del 1% como el que está previsto para 2014 no conseguirá la creación neta de empleo.