Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampl.) Sousa "asume" la situación de Pescanova y pide disculpas por los "errores de gestión"

El expresidente de Pescanova Manuel Fernández de Sousa "asume" con "gran pesadumbre y en primera persona" la situación en que actualmente se encuentra Pescanova y ha pedido disculpas a los accionistas de la compañía "por todo aquello" en lo que su gestión "ha sido errada e inadecuada".
"No hay campo para las justificaciones, sino tan sólo para las disculpas", indica en una carta a los accionistas de la firma pesquera, a la que tuvo acceso Europa Press. "No importa que haya habido aciertos en 38 años de gestión cuando el final no ha sido el que debiera ser", añade.
En la misiva, asegura que su renuncia a la presidencia y al puesto en el consejo de Pescanova son "irrevocables", por lo que indica que, "a pesar de los apoyos recibidos", no se presentará a la reelección como presidente "y tampoco para ser elegido consejero".
En esta línea, considera que el resto de miembros del actual consejo de administración de la compañía deberían "adoptar una actitud responsable" y renunciar también a volver a ocupar puestos de consejeros de la sociedad.
"Todos, en mayor o menor medida, hemos cometido errores y la asunción humilde de los mismos es un acto de respeto y coherencia con todos los accionistas de Pescanova", argumenta Fernández de Sousa en su carta a los socios de la empresa.
Por ello, avanza que las acciones que representa, equivalentes al 7,5% del capital de la compañía, "no apoyarán ni propondrán la reelección de ninguno de los consejeros salientes gestores de la situación acaecida".
COMPAÑÍA VIABLE Y CON FUTURO.
Tras hacer un reconocimiento a los 11.000 trabajadores de Pescanova, "pilar del gran proyecto construido para España y con presencia en todo el mundo" y que considera han sufrido en los últimos meses un "menosprecio tremendo", el expresidente garantiza que la compañía es "viable y tiene futuro".
En su opinión, el futuro de Pescanova, "con las inversiones ya efectuadas, puede ser excepcionalmente próspero para sus accionistas, trabajadores y demás entes colaboradores, tanto en España como en todos los países donde opera".
En este sentido, aboga por que el nuevo máximo órgano de gestión de la compañía que surja de la junta de accionistas convocada para el jueves cuente "con personas que conozcan la industria y puedan preservar el mayor valor de los activos y la compañía".
"Yo siempre estaré a disposición del consejo entrante en la medida en que pueda ser de utilidad", añade. "No sólo porque es mi deber, sino porque Pescanova ha sido a lo que he dedicado mi vida y mi ilusión empresarial", concluye la carta del expresidente.