Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampl.) El Tesoro cumple y coloca 3.132 millones de euros, pero a tipos más altos en la subasta a diez años

El Tesoro Público ha colocado entre los inversores 3.132,53 millones de euros en bonos y obligaciones, por encima del objetivo máximo previsto, pero a tipos más altos en el caso de la subasta a diez años, coincidiendo con un ligero aumento de la prima de riesgo durante las últimas jornadas, hasta situarse en el entorno de los 150 puntos básicos.
Sin embargo, ha vuelto a rebajar la rentabilidad ofrecida en la subasta de bonos a cinco años, con un tipo marginal del 1,439%, frente al 1,606% ofrecido en la emisión previa del mismo tipo de papel.
La demanda ha superado ampliamente lo finalmente adjudicado y ha alcanzado los 7.913 millones de euros, más del doble de lo que el Tesoro ha colocado entre los inversores, que han vuelto a demostrar así el apetito por la deuda pública española.
En concreto, el Tesoro ha vendido 1.176,05 millones de euros en la subasta de bonos a cinco años, tras superar la demanda en 3,2 veces lo finalmente adjudicado, y a un tipo de interés medio del 1,422%, también por debajo del 1,568% ofrecido en la emisión anterior del mismo tipo de papel. El marginal se ha situado en el 1,439%, frente al 1,606% previo.
En la subasta de obligaciones a diez años, se han colocado 1.956,48 millones de euros, con una demanda que ha más que duplicado lo adjudicado en los mercados y a un tipo de interés medio del 2,686%, frente al 2,091% ofrecido en la subasta anterior, mientras que el tipo marginal se ha colocado en el 2,699%, también muy por encima del 2,100% ofrecido anteriormente en una emisión similar con plazo a diez años.
Tras la subasta de este jueves, el Tesoro volverá a los mercados el próximo 19 y 26 de agosto con subastas de letras a 6 y 12 meses en el primer caso, y a 3 y 9 meses en el segundo. En cambio, ha suspendido la emisión de bonos y obligaciones prevista para el 21 de agosto al no darse las condiciones necesarias en el mercado por tratarse de un periodo estival con menos inversores.