Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Toxo urge a expulsar del sindicato a los implicados en las tarjetas b

La Comisión de Investigación interna que abrió CC.OO. para analizar lo ocurrido con los seis miembros del sindicato que recibieron tarjetas 'black' de Caja Madrid ha instado a la organización a 'castigarles' con la máxima sanción que recogen los Estatutos de la central: la expulsión de CC.OO.

Según ha anunciado en rueda de prensa el secretario general de CC.OO., Ignacio Fernández Toxo, la Ejecutiva del sindicato ha hecho suya esta propuesta de la Comisión de Investigación, que ahora deberá ser ejecutada por los órganos que instruyen los expedientes de los afectados: la Unión de Madrid, la Federación de Servicios y la propia dirección confederal del sindicato en el caso de Rodolfo Benito.
Si finalmente los órganos instructores deciden la expulsión, como así ha dado entender Toxo que sucederá, los seis implicados (Francisco Baquero, Antonio Rey, Rodolfo Benito, Juan José Azcona, Pedro Bedia y Gabriel Moreno) se verían afectados. Los cuatro primeros están ya de baja en el sindicato y los dos segundos suspendidos cautelarmente de militancia.
Una expulsión supondría que los que ya están de baja, si solicitan el reingreso en CC.OO., se quedarían fuera con toda probabilidad, mientras que Bedia y Moreno, los únicos que no se han ido del sindicato aún, serían expulsados.
"Proponemos la expulsión, que es la máxima sanción que recogen nuestros Estatutos, pero ahora serán los órganos instructores los que deberán determinar si esta propuesta tiene consistencia, que parece que sí", ha dicho Toxo, que ha emplazado a la Unión de Madrid y a la Federación de Servicios del sindicato a actuar con celeridad en esta cuestión.
El dirigente de CC.OO., a quien "no le consta" que ninguno de los implicados haya devuelto el dinero que gastó con estas tarjetas, ha subrayado que el sindicato se siente "avergonzado" por la actuación de estas personas y ha pedido perdón a la afiliación y a la ciudadanía por lo sucedido.
"CC.OO. se debe a los afiliados y a los trabajadores. Estas tarjetas han actuado a modo de sobresueldos. Eran opacas para la sociedad, para Hacienda y para el sindicato, y no valen paños calientes ni caben excusas. Ni tan siquiera palabras gruesas, porque esas también se las lleva el viento. Hay que actuar. Y las conclusiones de la comisión de investigación son incontrovertibles y vienen a demostrar que los consejeros de CC.OO. abusaron de las tarjetas negras. Por lo que nos parece pertinente proponer la expulsión del sindicato", ha explicado Toxo, que ha asegurado que nada de lo que gastaron los miembros de CC.OO. con las tarjetas fue a parar a las arcas del sindicato.
TOXO HABLÓ CON GOIRIGOLZARRI
La comisión de investigación que abrió el sindicato se ha dedicado a analizar los gastos que hicieron sus representantes en el consejo de administración de Caja Madrid y a qué dedicaron el dinero. Para ello, ha contado con los desgloses de gasto publicados en los medios de comunicación y con dos informes que presentaron Bedia y Moreno sobre los movimientos de sus respectivas tarjetas, ya que, aunque pidieron información a Bankia y a la Fiscalía General del Estado, no obtuvieron resultados.
De hecho, Toxo ha señalado que, tras dirigirse por carta a la entidad financiera, el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, le telefoneó para decirle que no podía facilitarle información y que el juez Andreu, instructor del caso 'Bankia', iba a facilitar los datos a las partes. Una hora después de esa llamada, los medios digitales empezaron a publicar el detalle de los gastos de los exconsejeros de Caja Madrid, ha revelado Toxo. Tampoco sacaron nada de la Fiscalía, que les indicó que la investigación está bajo secreto de sumario.
Según el detalle de movimientos de las tarjetas opacas de Caja Madrid, los exconsejeros de CC.OO. gastaron las siguientes cantidades: Francisco Baquero (266.400 euros), Antonio Rey (191.500 euros), Rodolfo Benito (140.600 euros), Juan José Azcona (99.300 euros), Pedro Bedia (78.200 euros) y Gabriel Moreno (20.400 euros). "Nunca debieron utilizarse ni aceptarse estas tarjetas", ha aseverado Toxo, quien ha vuelto a mostrar la "absoluta disposición" del sindicato a colaborar con la Justicia.
SALIR DE LOS CONSEJOS DE ADMINISTRACIÓN
En cualquier caso, Toxo ha reconocido que, en este caso, además de "fallar las personas, han fallado los controles" internos del sindicato, por lo que ha anunciado que el sindicato tomará una serie de medidas. La más relevante es la de decidir en el plazo máximo de un mes si es conveniente que el sindicato permanezca en los consejos de administración de las empresas. Él lo tiene claro: "En términos de coste-beneficio, nos ha costado más de lo que nos ha beneficiado", ha admitido, por lo que previsiblemente propondrá al Consejo Confederal la salida de CC.OO. de estos órganos.
"Nos han defraudado las personas que hicieron uso de las tarjetas, pero también ha fallado la organización en los controles y eso exige el máximo reproche. Sin embargo, no podemos quedarnos en esto. Para que no haya ocasión de que esto vuelva a suceder, la Ejecutiva ha tomado nota de las recomendaciones de la comisión de investigación", ha apuntado Toxo.
Entre estas recomendaciones se encuentran la de actualizar los reglamentos y procedimientos internos; poner en marcha un centro de gestión financiero unificado del sindicato para centralizar los recursos (se hará en los próximos días), y tomar una decisión final sobre si cabe o no mantener la presencia del sindicato en los consejos de las empresas.
Más allá de lo "grave" que ha sido lo ocurrido en Caja Madrid, Toxo ha señalado que no hay que permitir que se quede sólo en esto, pues lo ocurrido con las cajas en España merece una investigación a fondo, sobre todo después de la cantidad de dinero que han gastado los españoles, a través de sus impuestos, en sanearlas. "Se necesitaría una auditoría completa sobre el sistema financiero", ha opinado el dirigente sindical.