Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampl.) Transurban se queda con el operador de autopistas australiano por el que pujaba Abertis

El operador australiano de autopistas Transurban se ha hecho finalmente con Queensland Motorways, la compañía de vías de pago de ese país por la que también compitió Abertis, según informó la empresa adjudicataria.
El grupo local se ha quedado con la empresa de autopistas hasta ahora titularidad del Estado de Queensland al presentar una oferta por valor de 7.057 millones de dólares australianos (unos 4.735 millones de euros).
Transurban se ha hecho con Queensland Motorways a través de un consorcio que lidera, con una participación del 62,5%, y que completan el fondo soberano de Abu Dhabi, con un 12,5% y la firma AustralianSuper, con otro 25%.
El grupo de concesiones español Abertis es una de las compañías que ha pujado, también a través de un consorcio, por esta compañía, con una oferta que fuentes del sector cifraron en unos 4.000 millones de euros.
Queensland Motorways gestiona y mantiene una red de 70 kilómetros de autopistas de peaje del área metropolitana de Brisbane, la tercera mayor ciudad de Australia.
Estas vías se sumarán a la cartera que actualmente gestiona Transurban, compuesta de nueve autopistas repartidas en Australia y Estados Unidos, con lo que la operación refuerza a esta compañía como uno de los principales operadores del país austral.
En concreto, Transurban explota el CityLink de Merbourne y cinco vías de pago de Sydney, además de tres autopistas del Estado de Virginia, dos de ellas en Washintgon D.C y una tercera en Richmond.
MERCADO ESTRATÉGICO.
Abertis, al pujar por Queensland Motorways, buscaba posicionarse en Australia, un país estratégico en su política de internacionalización, y diversificar el negocio de autopistas que desarrolla en España, Francia, Brasil y Chile.
El grupo participado por CaixaBank y OHL enmarcó la eventual operación en la estrategia de negocio diseñada para los próximos, centrada en la creación de valor "bajo una estricta disciplina financiera", la diversificación internacional y el mantenimiento de su política de retribución al accionista.
Los socios de Abertis en esta operación eran el fondo local Hastings, el fondo de pensiones holandés AG, y Wernhouse, la división de infraestructuras del fondo soberano de Kuwait, cada uno con una participación del 16,5% en un consorcio que el grupo español controlaba al 51%.
El grupo de concesiones asegura contar con capacidad financiera para afrontar oportunidades de crecimiento. La compañía dispone de una línea de liquidez de 3.000 millones de euros y prevé además generar en los próximos dos años unos 2.000 millones para nuevos proyectos.